Viernes, 24 de octubre de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.905 US$ Venta S/. 2.909
noticia principal
EXPERIENCIA EXITOSA EN REGIÓN APURÍMAC
La anemia, batalla que sí se gana
En solo un año, en el poblado de San Juan de Chacña se registró un descenso de 15.3 puntos porcentuales en la tasa de anemia. ¿Cuál fue la estrategia empleada en la lucha contra este severo problema de salud pública?Simple, se involucraron todos los actores del distrito.
José Vadillo Vila

Un río corta en dos a San Juan de Chacña, pueblo apurimeño donde viven unas mil personas, 908 habitantes, según el INEI. La mayoría son quechuahablantes, se visten con sombreros de colores oscuros y cada julio celebran a la Virgen del Carmen, la patrona. Entonces, atrapan un cóndor, que luego sueltan por los cielos arguedianos, y festejan con danzantes de tijeras.

Ahora tienen otro motivo más para celebrar. Gracias al esfuerzo de todos, este distrito de la provincia de Aymaraes ha reducido la anemia en niños menores de tres años en 15.3 puntos porcentuales, en solo un año: en 2011 registraba 41.5% de anemia y al año siguiente bajó a 26.6%. Chacña también redujo la desnutrición crónica en este grupo etáreo de 42.9% (2009) a 26.8% (2012).

Si la batalla contra la anemia ha sido exitosa en este distrito apurimeño, se debe a la participación activa de todos: autoridades, servidores de salud, comunidades y familias se unieron, como los mosqueteros de Dumas, y lograron que las intervenciones propuestas por el Ministerio de Salud (Minsa) funcionen y se articulen.
 
Intervenciones en Chacña

“La semilla cayó en tierra fértil”, dicen las autoridades. Para el doctor Óscar Aquino, director general del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición, del Instituto Nacional de Salud, la clave ha sido el trabajo de la municipalidad distrital de Chacña, que facilitó un local donde funcione el Centro de Promoción y Vigilancia Comunitaria, se evaluó su población infantil y se hicieron diversas intervenciones.

Para llevar adelante el proyecto Mejoramiento del estado nutricional de niños(as) menores de 3 años, Chacña tuvo por aliados a la Diresa Apurímac, el Unicef y la propia comunidad. El distrito aprovechó su calidad de zona agropecuaria para comprometer a los productores de ovino,  a fin de que vendan a precios más económicos las vísceras y la carne de carnero a las familias con niños pequeños, así enriquecieron la dieta alimenticia.
 
Tarea de todos

“El problema de la desnutrición no es solo responsabilidad del Ministerio de Salud, es mucho más. La municipalidad de Chacña asumió su rol como cabeza de desarrollo y mostró el potencial que tienen las municipalidades en este tema”, recuerda Aquino.
Los vecinos de Chacña incorporaron multimicronutrientes en polvo (“Chispitas nutricionales”) proporcionados por la Diresa y Unicef; aprendieron a “nutrir” a sus párvulos antes que “llenar” sus estómagos. “Hoy piensan más que en sabor en la calidad; las mamás han aprendido a preparar un conjunto de recetas que para ellas son fáciles de hacer”.

Aquino subraya que la prevención de la anemia en menores de tres años de edad es un derecho de los chicos. “En el país tenemos un 34% de anemia en niños menores de tres años. A nivel regional estamos en la mitad de la tabla para arriba, pero debemos mejorar más”, explica. Si bien desde 1988 se han tenido diversas experiencias en la lucha contra la anemia, pocos han tenido un nivel de sostenibilidad tal como el actual, recalca.
 
Sana réplica

La experiencia de Chacña ya empezó a propagarse en Cerro de Pasco, Huánuco, La Libertad, pero aún no es masiva, como lo desea el Minsa. Para afinar más la estrategia,  las diversas direcciones regionales de salud y las direcciones generales del sector se reunirán los días 10 y 11 de octubre para impulsar esta labor. Posteriormente, se convocará a los gobiernos regionales y locales.

El mes pasado, la primera dama de la Nación, Nadine Heredia, visitó Chacña con la ministra de Salud, Midori de Habich, para conocer la experiencia. Heredia aprovechó para exhortar a los gobiernos regionales y locales a que destinen recursos contra la desnutrición y la anemia infantil.

Para continuar este trabajo en el mediano y el largo plazos, afirma Aquino que “mucho depende de las autoridades locales al acceso al agua potable, cuestiones sobre lactancia materna y otros temas. Algunos alcaldes no la ven aún, pero en realidad su rol es el del motor del desarrollo, deben de comprometerse y eso requiere alcaldes preparados”.

Por su parte, María Elena Ugaz, oficial de Nutrición y Desarrollo Infantil de Unicef-Perú, opina que si las familias y las comunidades están convencidas de la importancia de este trabajo, seguirán demandando a sus autoridades que se continúen las intervenciones. “Todavía el reto es grande: hay en el Perú 650,000 niños menores de 3 años con anemia. Se están dando pasos importantes. Y creo que ya sabemos a dónde queremos ir. No tenemos que estar pensando cómo se hace. La ruta está más clara. Y solo queda en que todos, Estado, sociedad civil y cooperación, sigamos contribuyendo juntos hacia la misma dirección, por el bienestar de los niños”, dice Ugaz. Se ha ganado la batalla, falta ganar la guerra contra la anemia. 

Claves

La anemia en edad temprana sí se puede combatir en el corto plazo:

Garantice el consumo del suplemento con sulfato ferroso en madres gestantes desde la procreación hasta dos meses después del parto.

Cortar el cordón umbilical después de dos minutos del nacimiento. La sangre que pasa al bebé le ayuda a mejorar sus reservas de hierro.

Dar suplementación con multimicronutrientes en polvo o “Chispitas nutricionales” a los niños menores de tres años.

Asegurar que, mediante el control de crecimiento y desarrollo (CRED), a partir de los seis meses todos los niños reciban dicho suplemento.

Respetando el contexto cultural de las zonas se pueden mejorar las prácticas de nutrición materna, lactancia materna exclusiva, alimentación de los niños y niñas, higiene y afecto.



Publicado: 03/10/2013
“Lo importante es el trabajo que hacen en conjunto el gobierno local, los servicios de salud y las madres para combatir la anemia infantil. Un niño bien alimentado es feliz, asiste a la escuela, disfruta del entorno saludable y come los alimentos que se producen en la zona” (Nadine Heredia) Nadine Heredia.
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: