Viernes, 31 de octubre de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.915 US$ Venta S/. 2.918
REFLEXIONES
La niñez, una causa nacional
Paul Martin Representante del Unicef En PERÚ

“Todos los niños cuentan” es el lema del informe Estado Mundial de la Infancia y con el que Unicef está conmemorando los 25 años de la Convención sobre los Derechos del Niño.

En el Perú, como en gran parte del mundo, en estos años la situación de la infancia ha mejorado en diversos aspectos. Sin embargo, todavía no se ha llegado a cero en aquello que requiera ser erradicado, ni se ha logrado el ciento por ciento en algo que debiera ser universal.

Hay una serie de pendientes que los países deben atender para lograr que todos los niños y niñas ejerzan sus derechos y tengan la oportunidad de desarrollar plenamente su potencial cognitivo, físico y emocional.

Subsiste la tendencia de trasladarles la responsabilidad de la infancia exclusivamente a los gobiernos y a la familia, cuando en realidad también se urge de un compromiso colectivo, empresarial y personal. Se necesita de comunidades organizadas que garanticen la protección de su niñez, vigilen que desde la primera infancia niños y niñas accedan a servicios de salud y educación de calidad, culturalmente pertinentes, a espacios seguros para el juego. Comunidades que los escuchen y promuevan su participación.

También es necesario que las empresas sean socialmente responsables y estén atentas a que en ningún eslabón de su cadena productiva se vulnere los derechos de la niñez: eso es clave. Igual de importante es contar con individuos socialmente responsables y decididos a “hacer algo” por la niñez.

Y es que todos podemos hacer algo por los niños. Algunos encontrarán una opción en brindar apoyo económico a iniciativas o instituciones que trabajan por la infancia. Otros, en compartir su tiempo, talento y afecto con los niños y niñas ligados a alguna institución, narrándoles cuentos o enseñándoles a jugar fútbol a los chicos de algún barrio. Todos, a su manera, estarán transformando y mejorando vidas.

Es hora de asumir un compromiso permanente con la niñez. De tenderles una mano a los niños, niñas y adolescentes peruanos que están quedando excluidos del desarrollo del país. Una mano solidaria e integradora que les permita ponerse de pie y crecer. Ese es un derecho humano que Estado, familia y sociedad les deben garantizar.

En cada uno de los chicos y chicas hay un gran potencial y talentos por descubrir y desarrollar. Si ellos y ellas llegan a ser grandes, también lo será el país. El Perú requiere de ellos para seguir levantando vuelo. Y en ese cometido, todos los niños y niñas cuentan.



Publicado: 18/07/2014
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: