Martes, 30 de setiembre de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.892 US$ Venta S/. 2.895
NUESTROS NIÑOS
Una infancia protegida que crece en familia
BERNT AASEN - DIRECTOR REGIONAL DE UNICEF PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

VENTICUATRO AÑOS han pasado desde que se aprobó el único tratado internacional de derechos humanos ratificado por casi todos los países del mundo: la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN, 20-11-1989). Celebro este aniversario en tierra peruana.

A partir de la CDN los niños, niñas y adolescentes son reconocidos como sujetos de derecho y se destaca la responsabilidad de sus familias y del Estado de asegurarles las condiciones para el pleno desarrollo de su potencial cognitivo, físico y afectivo. 

Me es grato destacar que el Perú prioriza las políticas de desarrollo social orientadas a la primera infancia. Sin embargo, no podemos olvidar que aún hay derechos de la niñez que no están plenamente garantizados. Uno de ellos es el de vivir en familia y en su comunidad.

Hay en los países de la región una tendencia a institucionalizar a quienes han perdido a sus padres o no gozan de un entorno familiar con bienestar. En América Latina y el Caribe 240,000 niños viven internados.

La separación de un niño, niña o adolescente de su familia y el establecimiento de medidas de cuidado alternativo deben ser excepcionales, justificados, tener carácter temporal y estar orientados a la recomposición de los vínculos familiares y la reintegración al medio familiar. 

El alejamiento de un niño o niña de su familia o comunidad para que viva en una institución no garantiza su protección. Por el contrario, puede exponerlo a diversas formas de violencia, abuso y negligencia. 

Expertos en primera infancia afirman que por cada tres meses que un niño o niña de corta edad reside en una institución, pierde un mes en su desarrollo físico, mental y psicosocial.

Por ello, Unicef y otros aliados han lanzado El Llamado a la Acción, para poner fin al internamiento de niños y niñas menores de 3 años en instituciones de protección. Se busca alentar a los gobiernos a asumir su obligación de brindarle protección a la infancia respetando su derecho a vivir en un ambiente familiar, priorizando a los más vulnerables de entre ellos: www.hablapormi.org

La tarea no es fácil. Se requiere programas de apoyo a las familias de sectores menos favorecidos para evitar la separación de sus hijos y programas de acogimiento familiar que eviten el internamiento en albergues.

Esto demanda una gran inversión, pero es una mejor opción que la construcción de centros de acogida residencial. 

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables tendrá en 2014 una importante partida presupuestal para la implementación de programas de cuidado alternativo. Es una oportunidad única para priorizar los programas de cuidado o acogimiento de familiares o amigos cercanos y la convivencia en familias desconocidas pero idóneas para el cuidado temporal. 


Publicado: 21/11/2013
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: