Sábado, 20 de diciembre de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.947 US$ Venta S/. 2.950
APROXIMACIÓN
Psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas
MANUEL ARBOCCÓ Psicoterapeuta y catedrático

En algunas oportunidades las personas no saben si dirigirse a un psiquiatra o a un psicólogo, simultáneamente no conocen que existen psicólogos a secas, y psicólogos con formación en psicoterapia.

Este desconocimiento sobre qué es qué en psicología y medicina ha llevado a ciertas frustraciones y conclusiones apresuradas. Llevaremos algo de luz al asunto.

Un psiquiatra es un médico cuya formación (biologicista) le permite contar con un arsenal de fármacos que buscan regular la dimensión físico-orgánica del individuo que ve difícil manejar sus emociones y su comportamiento con solo su conciencia y su voluntad.

Por otra parte, el psicólogo formado en psicoterapia se ha especializado en un modelo teórico-práctico que busca ir más allá de un diagnóstico o una consejería general y propone una forma de mejorar, tomar conciencia, sanar viejas heridas infantiles, amistarnos con el pasado, ser más libre, asumir nuestras responsabilidades, tomar las riendas de nuestra vida y lograr bienestar.

Ahora bien, muchas personas que buscan a un psicólogo o a un psiquiatra no tienen una enfermedad, son seres que de niños fueron angustiados innecesariamente, empezaron a actuar de un modo inauténtico, tomaron malas decisiones luego y aprendieron a pensar de manera errada.

Para algunos casos no hay pastilla que valga, sino un proceso vincular de diálogo genuino, respetuoso, no moralista, a veces confrontador pero honesto, así como catártico y no solo retrospectivo sino también prospectivo y lleno de búsqueda de nuevas posibilidades vitales. Probablemente, la farmacoterapia es imprescindible en casos más graves como las esquizofrenias, los cuadros bipolares, las adicciones, la psicopatía y la angustia severa.

Existen médicos psiquiatras que se especializan en algún modelo psicoterapéutico, con lo que su trabajo es mucho más potente, más completo. Abordan la neuroquímica tanto como la parte cognitiva, emocional y volitiva del ser humano. Es un error pensar que unos son mejores que otros (por ejemplo, que el psiquiatra es mejor que el psicólogo, o que el psicoanalista es mejor que el cognitivo-conductual). Los hay buenos y malos; profesionales certificados y autodenominados terapeutas; serios y faranduleros. Existen psicólogos y psiquiatras mediocres tanto como extraordinarios, humanistas preocupados por el bienestar de sus pacientes así como otros insensatos que iatrogenizan al consultante.



Publicado: 25/11/2014
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: