Tipo de cambio:

Compra: 3.294

Venta: 3.297


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 22

de abril de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

DANIEL SÁNCHEZ VELÁSQUEZ. SECRETARIO TÉCNICO DE LA CMAN

“Debemos darle sostenibilidad a los proyectos de reparaciones colectivas”

Entrevista. El Estado mantendrá una relación más estrecha, de confianza, transparente y dialogada con las víctimas de la violencia interna, manifestó el funcionario de la Comisión Multisectorial de Alto Nivel para la Paz, Reparación y Reconciliación.

30/1/2017


Percy Buendía Q. pbuendia@editoraperu.com.pe

¿Cuáles serán los principales lineamientos que guiarán la gestión de la comisión en este 2017?

–Desde que esta nueva gestión asumió tanto la dirección del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjus) como la de la CMAN, se establecieron algunos nuevos impulsos en relación con el tema de las reparaciones a las víctimas del proceso de violencia ocurrido entre 1980 y 2000.

El eje central del trabajo de la comisión está en relación con las víctimas y, por lo tanto, durante este período vamos a tener tres grandes lineamientos de trabajo. El primero se vincula, precisamente, a las víctimas, por lo tanto, mantendremos una relación mucho más cercana, de confianza, transparente y, sobre todo, dialogada con ellas.

–¿Qué otras mejoras se están impulsando?

–El segundo gran lineamiento de trabajo está vinculado con las mejoras de los programas de reparaciones. Son siete y están relacionados con la salud, educación, acceso habitacional, económicas, colectivas, restitución de derechos, así como memoria y reparaciones simbólicas.

Por ejemplo, en las reparaciones económicas, reabrimos el registro de víctimas para las personas que, por alguna interpretación que se hizo en la gestión pasada, no se les permitía acceder a este derecho. Si una persona se inscribía antes del 31 de diciembre del 2011 recibía el derecho, pero si lo hacía un día después, el 1 de enero del 2012, ya no podía gozar de este derecho.

Otro impulso está referido a las reparaciones colectivas, que es la transferencia que se hace a una comunidad de desplazados, campesina o nativa, que sufrió problemas de violencia en su zona. Son alrededor de 100,000 soles destinados a un proyecto productivo o de infraestructura.

Durante mucho tiempo, el número de las comunidades que se reparaba era mínimo. Nosotros buscamos que esta cantidad se incremente. Así, pudimos generar que 85 comunidades, en diciembre del 2016, tengan la posibilidad de ejecutar, para estos meses, su proyecto productivo o de infraestructura.

Otro trabajo importante ha sido con las víctimas policiales y militares. A lo largo de estos meses nos reunimos con sus familiares porque consideramos que el proceso de reconciliación que necesita el país requiere del reconocimiento y reparaciones de todas las víctimas civiles, militares y policiales, pues no se puede excluir a ninguna. Es un elemento central para la reconciliación de nuestro país.

–¿A cuántos compatriotas se prevé beneficiar este año con las reparaciones a las víctimas de la violencia?

–Más allá de los números necesitamos hacer reformas para atender a la mayor cantidad de personas. Por ejemplo, en materia de reparaciones colectivas, tenemos que enfocarnos de otra manera.

Durante mucho tiempo, el Estado tuvo una mirada un poco formal y no de fondo en estas reparaciones. Es decir, se entendía que el proyecto terminaba cuando se entregaba la liquidación respectiva, en el ámbito contable.

Sin embargo, no se preveía asistencia técnica o la posibilidad de realizar un seguimiento o monitoreo de los proyectos, lo que generó que muchos de los que se ejecutaron en años anteriores concluyeran en su parte formal, y la CMAN y otros entes ya no los miraran.

Ahí está el nuevo enfoque que queremos darle a estas nuevas reparaciones colectivas, es decir, que sean sostenibles en el tiempo. Hasta ahora, muchas se quedaban en la transferencia del dinero. Ahí quedaba la labor del Estado.

Trabajo articulado de todos los programas

–¿Cuánto destinará este año el Estado para las reparaciones de diverso tipo?

–En general, hay que sumar diversos presupuestos porque cada uno de los sectores tiene una partida para atender de las víctimas. Por ejemplo, en Educación figura la política del Repaeduca, que es un plan multianual que busca lograr, del 2016 al 2021, determinados objetivos. La meta al bicentenario es atender a 10,000 personas de manera progresiva.

Hay otro grupo de actividades que están en el sector Salud. Por ejemplo, todas las víctimas de la violencia tienen el derecho al Seguro Integral de Salud (SIS). Esto es muy importante informarlo porque muchas veces no saben que tienen la posibilidad del acceso a este beneficio.

–El Plan Integral de Reparaciones (PIR) cuenta con varios programas, ¿se establecerán prioridades para alguno de ellos?

–Trabajaremos en paralelo y de manera articulada todos los programas, porque hablamos de una reparación integral. No es solo en salud, educación o vivienda, sino es un todo orgánico. A la par, se tienen que mejorar los programas. Por ejemplo, ya se decidió avanzar en materia de reparaciones económicas con el pago de múltiple afectación. En un período, hubo una interpretación de que las víctimas solo debían recibir una reparación por la mayor afectación. Si a una persona le asesinaban a su padre, desaparecían a su madre, la violaban sexualmente, solo recibía por una de ellas. Se prefería el presupuesto público en vez de los derechos de estas personas.

Labor

Daniel Sánchez sostiene que el tercer gran enfoque es el trabajo con los gobiernos regionales. “Ahí está el gran reto del Estado: lograr que haya una institucionalidad estatal en el ámbito regional para ejecutar las reparaciones”.

Planteó impulsar un consejo de reparaciones a escala regional, que exista un plan regional de reparaciones y, sobre todo, un presupuesto que posibilite lograr a corto y mediano plazos la reparación integral.

“Algo que vamos a generar en los próximos meses es un trabajo coordinado con las regiones; ya adelantamos reuniones con los gobernadores regionales de Ayacucho, Pasco, y voy a Apurímac y Cusco para cerrar algunos avances en esta materia”.