Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 30

de abril de 2017

JOHN PREISSING. REPRESENTANTE DE LA FAO EN LIMA

“El Perú es un modelo en la región de cómo crecer con inclusión social”

Entrevista. El Gobierno deja como legado el impulso de programas sociales productivos, resaltó el alto funcionario, tras recalcar que nuestro país es líder en el manejo de una política de protección social a los pobldores más vulnerables.

29/2/2016


Cinthia Velarde Chávez cvelarde@editoraperu.com.pe

¿Cómo evalúa la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el trabajo realizado por el Gobierno durante estos cinco años en materia de agricultura y alimentación?

–El Perú ha avanzado a un ritmo notable en la región y en el mundo respecto a la reducción de la pobreza y desnutrición crónica infantil, incluso, hay datos de la Cumbre Mundial contra el Hambre que certifican estos logros y demuestran que el país superó los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Esto es un hecho, pero aún hay retos que enfrentar, porque todavía existen bolsones de pobreza dura en el país, por eso el trabajo social debe continuar.

–¿Cómo asumir estos retos?, ¿qué falta implementar?

–En la FAO hablamos de la doble vía. Hay que tener programas que impulsen la productividad y los ingresos para las familias rurales y, en segundo lugar, hay que tener importantes redes de protección social para evitar que las familias caigan en pobreza.

–Esto podría traducirse en el desarrollo de programas sociales productivos o de segunda generación...

–Las políticas sociales deben estar orientadas hacia ese camino. Un ejemplo concreto es el programa Haku Wiñay, que se enfoca en la población más vulnerable y rural con problemas muy focalizados como riego, asistencia técnica en cultivos, microcréditos y que antes se llamó Mi chacra emprendedora y productiva. Hay programas sociales muy exitosos que deben servir de base para nuevos logros.

–¿Qué programas?

–Uno de ellos es el programa Juntos, que tiene 20 años de historia y ha sido mejorado en esta administración y le toca a la próxima hacer lo mismo. Tenemos nuevos programas emblemáticos como Qali Warma, de alimentación escolar; Cuna Más; Pensión 65; Beca 18 y Haku Wiñay que deben proseguir debido a su gran impacto positivo en la población más vulnerable.

–A juicio de la FAO, ¿por qué es importante dar continuidad a los programas sociales?

–El Perú está creciendo y sabemos que ha tenido un ritmo de expansión admirable en toda la región y es un modelo de cómo crecer, pero aún hay bolsones duros de pobreza y los programas de protección social permiten a las personas más pobres tener la posibilidad de crecer. Igual ocurre con los programas productivos orientados a dar sostenibilidad a la reducción de la pobreza.

–¿Considera que el Perú deja un legado en política social?

–Sí, claro, me alegro mucho porque leyendo los planes de gobierno de los candidatos a la Presidencia todos reconocen la importancia de los programas de protección social y muchos hablan de la necesidad de trabajar sobre lo hecho. El Gobierno deja un legado conocido en varias instancias, en la región, y espero que se siga creciendo sobre esa base. Le toca a cada gobierno tener sus propios programas, pero construir sobre las buenas acciones y donde hay un éxito.

–En el contexto de la conferencia regional de la FAO para América Latina y el Caribe que se realizará en México desde hoy hasta el 3 de marzo, ¿cómo se presenta el Perú?

–Se trata de la 34ª Conferencia Regional de la FAO en América Latina, en la que se analizarán los desafíos que enfrentan los países de la región en cuatro temas fundamentales: el impulso de programas de seguro alimentario nutricional, el desarrollo territorial y agricultura familiar, políticas de gestión de riesgos y sistemas productivos frente al cambio climático y, por último, la cooperación Sur-Sur. Ante esto, el Perú se presenta como un líder en el desarrollo de sistemas productivos sostenibles y en gestión de riesgos frente al cambio climático y desastres naturales.

–¿Por qué factores?

–El Perú ha tomado el liderazgo en las preparaciones exitosas para el Fenómeno El Niño y con el desarrollo de programas productivos como Haku Winay está liderando políticas sobre gestión de riesgos y sistemas productivos sostenibles. La delegación peruana está presidida por el ministro de Agricultura, Juan Manuel Benites, quien expondrá sobre estas experiencias. El Perú tiene mucho que dar. Lo mismo ocurre con la cooperación Sur-Sur, el país puede ofrecer cooperación técnica de primer nivel en muchos aspectos. El Perú, solo en este último año, tuvo misiones técnicas en Haití, Nicaragua y recibió a delegaciones de África, del Oriente cercano para dar su apoyo técnico.

–¿Hemos avanzado en materia de seguridad alimentaria?

–Una ley puede servir para un marco, pero lo más importante es la articulación de los sectores, y en este aspecto también hay avances notables. Una experiencia destacable es de los tambos nacionales, que es una apuesta de este gobierno de llegar a los distritos más alejados y es un ejemplo de servicio descentralizado rural, donde llega Salud, Agricultura, Indeci, Banco de la Nación, Reniec, todos los sectores; es un modelo que fomenta la inclusión y la FAO lo ve muy interesante. Por eso organizaremos en marzo un taller con expertos extranjeros, de Naciones Unidas y del Perú para analizar esta experiencia de éxito junto con los partidos y la sociedad civil.

–¿Cree que la política de inclusión social fue la correcta?

–El haber ligado programas sociales a lo productivo es el legado más interesante de este gobierno. No solo los programas sociales per se, sino su cercanía con programas productivos como Haku Wiñay son más interesantes y deben servir de ejemplo.

Conferencia regional

El 34º período de sesiones de la Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe se llevará a cabo en Ciudad de México, desde hoy hasta el 3 de marzo. Tiene como propósito analizar los retos y perspectivas para la seguridad alimentaria y nutricional en la región. Con la participación de ministros de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Social, así como representantes de gobierno de 33 países también se verán los desafíos para la transformación del sector rural y el uso sostenible de los recursos naturales, la gestión de riesgos, adaptación al cambio climático y la cooperación Sur-Sur en América Latina y el Caribe.

Labor

La FAO opera en el país desde marzo de 1956, orientando sus esfuerzos a apoyar al Perú en la erradicación del hambre y la malnutrición, por medio de programas de cooperación.

La representación en el Perú está conformada por un equipo de 45 personas, entre staff y consultores, que cuentan con gran experiencia y años de labor en las distintas áreas de trabajo de la FAO.