Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.247


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 17

de octubre de 2017

MAGALY ROBALINO. REPRESENTANTE DE LA UNESCO EN EL PERÚ

“La cultura puede promover las economías familiares y locales”

Entrevista. La representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura destacó que el Gobierno haya puesto a las artes en un lugar importante en el sistema de enseñanza y a la cultura como un activo del Perú.

8/8/2016


Percy Buendía Q. pbuendia@editoraperu.com.pe

¿ Qué opina que el presidente Pedro Pablo Kuczynski haya mencionado a las artes, y en especial a la música, como materias obligatorias en su gestión, durante su mensaje a la Nación?

–Nos parece una muy buena noticia. En la Unesco sostenemos que es fundamental una educación que promueva el desarrollo integral de las personas, el que supone un trabajo tanto en las áreas de matemáticas, lengua y ciencias, como en otras que son importantes para el desarrollo de los valores, la sensibilidad, la ciudadanía y la inserción de los peruanos en la comunidad y la sociedad.

Por lo tanto, el anuncio del Presidente va en línea con el propósito de generar procesos formativos y educativos integrales, que consideren a la persona como un todo y a la necesidad de que el sistema educativo garantice conocimientos en las áreas consideradas duras, pero también en estas otras que son igualmente importantes para el desarrollo de la ciudadanía y de las capacidades para insertarse en los mundos del trabajo, la producción y la vida social.

–El Jefe del Estado aseguró también que, al 2021, todos los niños accederán gratuitamente a la educación básica y tendrán oportunidades para seguir carreras universitarias y técnicas. ¿Cómo concretar este anuncio?

–Este tema nos parece fundamental. Primero, de manera general, las metas que se planteó el Presidente, como él lo ha dicho explícitamente en su discurso, están alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que es la gran agenda de los países para 2030.

Y en esta agenda, el Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº 4, que los países adoptaron como un compromiso en Naciones Unidas, hace precisamente alusión a la necesidad de que todos los países garanticen el acceso pleno y gratuito de todos los niños y jóvenes a la educación.

Es asegurar que una nación tenga todas las capacidades para crecer, generar una sociedad inclusiva, con justicia social y desarrollo. Pero, por otro lado, está también el cumplimiento de un compromiso que asumió el Perú y en cuya construcción tuvo una destacada participación. Me refiero a la elaboración de la Agenda 2030, específicamente en educación.

–El ministro Jaime Saavedra anunció que se priorizará la inversión en educación en 2017. ¿Hacia dónde deberían estar dirigidos estos recursos?

–Hay una agenda que se ha establecido a escala nacional y las prioridades que están marcadas ahí son las que coinciden también con las agendas globales.

Asegurar una educación de calidad es uno de los puntos fundamentales y que va de la mano con el cierre de brechas. No solo es incluir a los niños en la escuela, es también garantizar que tengan acceso a una educación de calidad. Este es un tema central.

Y va muy asociado con otro gran punto en el que la Unesco está trabajando con el Ministerio de Educación y que tiene que ver con la garantía de calidad de los docentes.

El asunto de los profesores es central y estratégico para garantizar la calidad de la enseñanza. El Minedu hizo un gran esfuerzo en este sentido. Lo más destacado es que se trabajó con una perspectiva de políticas de desarrollo de los maestros, mirando todos los campos que tienen que ver con el desempeño y ahí será necesario también un gran esfuerzo de carácter financiero, tanto en las formaciones inicial y en servicio, así como en todos los temas de carrera.

De hecho, hay un asunto pendiente relacionado con los sueldos de los maestros. Junto a los estímulos a la carrera, existe la necesidad de construir un sistema de remuneraciones que garantice que la docencia sea una profesión valorada y atractiva, que convoque a los jóvenes estudiantes talentosos que van a la universidad y que opten por ella como una carrera de desarrollo profesional, pero también que les garantice un nivel económico de acuerdo con sus responsabilidades.

El otro gran tema es el cierre de brechas. Es decir, con la atención a sectores que se necesitan tengan no solo una mayor presencia en términos de matrícula, sino también una garantía de educación de calidad. Y esto implicará trabajar con poblaciones en condiciones de vulnerabilidad y que tienen que ver, por ejemplo, con zonas rurales, con comunidades indígenas, personas con necesidades educativas especiales. El tema de la equidad es un tema fuerte.

Y el otro gran campo que va a demandar una gran inversión es la reforma de la educación superior. Este ha sido un gran paso del Perú, es un paso inicial fuerte, pero se necesita ir consolidándolo, para que finalmente el Perú pueda contar con un sistema de educación superior que garantice los profesionales no solo para el sistema educativo, sino también para todos los sectores que hacen la vida social del país.

Hay otro tema prioritario en el sistema de enseñanza que amerita una inversión fuerte y es la educación inicial. Existen estudios sólidos que demuestran que los alumnos que pasan por los procesos de educación inicial desarrollan mucho mejor sus capacidades para aprendizaje en los ciclos superiores.

–El ministro de Cultura, Jorge Nieto, anunció que promoverá la cultura porque es un activo para mejorar la convivencia, seguridad y producción del país. ¿Cómo se puede concretar este anuncio?

–Hemos escuchado con mucha satisfacción las declaraciones iniciales del ministro Nieto en el sentido de poner a la cultura como un eje de desarrollo. Este es un gran desafío, porque tradicionalmente la cultura es vista como un sector que demanda gastos y no tiene retorno.

La Unesco cuenta con estudios que muestran que la cultura puede ser un eje fundamental, no solo en términos de identidad, ciudadanía y de reconocimiento de la historia y las raíces, sino también de crecimiento económico.

El Perú es un país donde más del 70% es turismo cultural y esto implica que la cultura puede ser un eje para promover las economías locales y familiares; así como ayudar a la incorporación de las comunidades a la vida económica del territorio y la formación de pequeñas y grandes empresas.

La cultura puede ser un eje central y un motor de desarrollo económico del país, que tiene retornos absolutamente cuantificables y puede ser también una posibilidad de generar un modelo económico inclusivo donde haya una participación de los sectores sociales en todo el territorio, tanto en los procesos culturales como en los económicos.

Nos ha parecido extremadamente importante esta mirada del ministro Nieto al pensar que la cultura es un activo. Sí, es un activo para generar convivencia, erradicar la discriminación y, al mismo tiempo, para crear empleo y eso es inclusión económica.

Campos de apoyo

–En la línea de los anuncios y afirmaciones de nuestras autoridades, ¿cómo puede apoyar la Unesco en la materialización de estos objetivos?

–La Unesco tiene entre sus campos de trabajo dos fundamentales, que son la educación y la cultura. En el primer caso, firmamos un convenio de asistencia técnica con el Ministerio de Educación alrededor del cual se generó un proceso muy sostenido de trabajo sobre políticas sociales.

Acá tenemos una gran experiencia a escalas nacional e internacional que se ponen al servicio del país y nos parece que podemos continuar ofreciendo apoyo en este sentido, porque además es un modelo de cooperación que nos permite contribuir a partir de las prioridades de la Nación.

–¿En qué otros sectores puede contribuir la Unesco?

–La educación ambiental es otro campo importante. El presidente Kuczynski anunció también que el tema ambiental será central y nos parece que incorporarlo al currículo, como ya se está haciendo, puede tener apoyo de la Unesco. En forma adicional, estamos listos para contribuir a estas prioridades que está estableciendo el país respecto a la incorporación de la educación física, estética y musical como parte de este desarrollo integral de los alumnos.