Tipo de cambio:

Compra: 3.277

Venta: 3.279


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 18

de junio de 2018

A prueba de errores

Los Óscar se conjuran para evitar un fiasco, como el protagonizado el año pasado por Warren Beatty y Faye Dunaway al anunciar la mejor película del 2017.

4/3/2018


Los Ángeles, Estados Unidos

EFE

Los Óscar del 2017 pasaron a la historia por el tremendo fiasco al anunciar el premio a la mejor película, así que los organizadores de la ceremonia de este año se han preparado a conciencia y cruzan los dedos para que no se repita hoy un error clamoroso como aquel.

Ha pasado un año, pero en Hollywood todavía se escuchan los ecos de la mayor equivocación que han vivido los Óscar en su historia, cuando en el 2017 se proclamó que el musical La La Land era la ganadora del premio a la mejor película, cuando la vencedora era Moonlight.

Control

Los últimos doce meses han sido largos para la auditora PricewaterhouseCoopers (PwC), empresa que recibe, contabiliza y vigila los resultados de los Óscar y cuyos empleados fueron culpables del error al entregar un sobre equivocado.

PwC logró mantener su contrato con la Academia de Hollywood y ha anunciado nuevas medidas de control para evitar algo similar, como la prohibición explícita a sus supervisores de que durante la gala usen sus móviles para evitar cualquier distracción.

También regresará a la ceremonia el comediante Jimmy Kimmel, cuya brillante labor como presentador el año pasado quedó empañada por el fiasco final.

Todo apunta a que Kimmel recordará con humor lo sucedido en el 2017. En un anuncio previo de los Óscar aparece abrumado y hundido por la equivocación y recibe sesiones de terapia para superarlo.

El dato

90 años de vigencia celebran los premios Óscar en esta edición.