Tipo de cambio:

Compra: 3.228

Venta: 3.230


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 24

de abril de 2018

Acciones inmediatas

La muerte de 51 personas por la caída de un ómnibus en el Serpentín de Pasamayo, uno de los accidentes más trágicos en este tramo de la Panamericana Norte, ha obligado de inmediato al Gobierno a adoptar decisiones y acciones que impidan nuevas tragedias en esta vía, que, por años, ha sido escenario de despistes, choques y caídas de vehículos al acantilado que en ciertos puntos supera los 100 metros de altura.

4/1/2018


Debido a su peligrosidad por las 52 curvas sucesivas y frecuente neblina en los 22 kilómetros del tramo, el presidente Pedro Pablo Kuczynski dispuso que se llegue a un acuerdo con la compañía concesionaria de la Panamericana Norte para ampliar a tres carriles, en ambos sentidos, la Ruta Nacional PE-1, paralela a Pasamayo, cerca de 300 metros más arriba, conocida como la Variante. Esta vía es exclusiva para vehículos livianos y tiene tramos más prolongados y anchos en comparación con Pasamayo.

Como medida complementaria, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones ordenó, además, que los buses de transporte interprovincial de pasajeros ya no circulen por Pasamayo, y que ahora en adelante solo lo hagan por la Variante para evitar percances que afecten la seguridad de centenares de personas que se trasladan a diario en una carretera que conecta la capital con diversas ciudades de la Costa norte y otras urbes de la Sierra.

De igual manera, la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran) inició un proceso de reestructuración interna que incluirá, entre otros, la modificación de la normatividad para vigorizar los mecanismos de fiscalización de los vehículos, especialmente de buses y camiones, que circulan por la red de carreteras. Asimismo, buscará optimizar la señalización de las vías de comunicación para reforzar la seguridad al momento de circular.

Aquí no se trata únicamente de brindar mayor seguridad a los conductores y pasajeros, sino también de ofrecer un servicio menos congestionado de transporte para que el traslado se realice en menos tiempo y de manera mucho más ordenada. Por ejemplo, en diversos puntos del país, las vías tienen doble dirección, y en ocasiones el carril contrario es invadido, en una clara infracción que puede generar un trágico accidente.

Por ello, resulta necesario ver soluciones a mediano y largo plazo en la optimización del servicio de transporte interprovincial, tanto de carga como de pasajeros. Una de esas alternativas es la ampliación de la autopista de la carretera Panamericana que recorre toda la costa peruana, y por su impacto en ciudades densamente pobladas como Lima, también figura la construcción del Tren de Cercanías.

Este medio de transporte, cuya construcción se proyecta para el 2019, unirá Huacho con las ciudades de Lima e Ica, tendrá una extensión de 450 kilómetros de rieles, generará dos ciudades satélites, favorecerá a dos millones de personas y se interconectará con el Metro de Lima. Es una opción que, de concretarse, beneficiará al sistema de transporte en la franja costera, especialmente.

Aquí no se trata solo de brindar mayor seguridad a los conductores y pasajeros, sino también de ofrecer un servicio menos congestionado de transporte para que el traslado se realice en menos tiempo.