Tipo de cambio:

Compra: 3.257

Venta: 3.262


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 16

de diciembre de 2017

Amazonía: energía y conectividad

El presidente de la Republica, Pedro Pablo Kuczynski, estuvo en Iquitos, donde inauguró la Central Termoeléctrica Iquitos Nueva, que generará una potencia de energía adicional de 78.9 MW, y dio inicio a la construcción del puente Nanay, que conectará a más de 121,000 habitantes.

30/11/2017


El acto sirvió para que el Jefe del Estado renovara su compromiso de llevar conectividad y energía a Loreto y a la Amazonía en general, y de esta manera empezar a saldar una deuda histórica con esta región, que ha vivido aislada del resto del país debido a su compleja geografía y la falta de conectividad con la Costa peruana.

El Mandatario es consciente de esta situación cuando señala que la Amazonía ha sido vista durante años como la “cenicienta” del país porque sus problemas poco interesan al centro del poder, y que el aislamiento debe terminar para siempre.

Justamente, las dos obras materia de la visita presidencial responden a esos puntos claves que requiere la región para un desarrollo sostenido, y sin el paternalismo de Lima.

La termoeléctrica Iquitos Nueva demandó una inversión de más de 108 millones de dólares y su funcionamiento generará una potencia de energía de 78.9 MW.

Por su parte, el inicio de la construcción del puente Nanay permitirá a la comunidad nativa de la etnia Kukama kukamina integrarse con otros pueblos de la zona, así como tener una mayor interconexión y disminuir el tiempo en el traslado de productos.

La obra contribuirá al desarrollo de la región Loreto y mejorará las condiciones de vida de más de 121,000 peruanos que se favorecerán con la puesta en valor de las tierras cercanas al proyecto, además de la reducción de los costos de transporte de productos agrícolas.

Otro hito importante en Loreto es la construcción de la vía Bellavista-Santo Tomás, como parte del proyecto integral de la carretera Bellavista-Mazán-Salvador-El Estrecho, que tendrá una extensión de 188 kilómetros y unirá a Loreto con El Estrecho (a orillas de Putumayo), en la frontera con Colombia, con un costo de 1,500 millones de soles.

Hay que saludar que los tiempos han cambiado para la región amazónica, desde el primer gobierno de Fernando Belaunde (1963-1968), que inició la construcción de la carretera Marginal de la Selva, la primera vía que la conectó con el resto del país, hasta gobiernos posteriores que ensayaron diversas medidas de desarrollo, y ahora el gobierno de Kuczynski, que prioriza su atención en la conectividad y generación eléctrica.

En la actualidad, la región cuenta con productos como el café, el cacao, la palma aceitera, de reconocido prestigio internacional; sus enormes recursos forestales son el reto de su futuro productivo, además de la interconexión por vía aérea para potenciar el turismo.

La Selva ya no es más la región a la que hay que proteger y subvencionar, ahora es un polo de desarrollo y, como tal, cuenta con los recursos suficientes para proyectarse al mundo, con el orgullo de su identidad cultural.