Tipo de cambio:

Compra: 3.216

Venta: 3.219


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 24

de enero de 2018

LA BICOLOR EN EL TIEMPO

Bajo la misma piel

Desde siempre, la camiseta de la selección se ha considerado un símbolo de patriotismo. La Blanquirroja regresa a un mundial luego de 36 años y existe gran expectativa por verla lucirse en Rusia 2018.

28/12/2017


Juan Sánchez Ortega

jsanchez@editoraperu.com.pe

“Solo les pedimos que suden la camiseta”. “Les invocamos que dejen todo por la piel”, exclama Fernando, un hincha peruano deseoso de ver a la Blanquirroja en un mundial tras 36 años. Y es que, si bien la camiseta nacional no es considerada un símbolo patrio, su importancia para los amantes del balompié está asociada al patriotismo: quien se entrega por ella, dentro del campo de juego, es digno de ser admirado. Durante la historia, la indumentaria utilizada por las escuadras peruanas en los diversos torneos fue sometida a cambios sustanciales.

La primera casquilla

No siempre se utilizó la tradicional franja roja que cruza todo el pecho y eso se deja ver en la primera casaquilla nacional creada en 1927 para afrontar el Campeonato Sudamericano, disputado en Lima, su primera experiencia internacional.

El diseño dista mucho del actual, ya que en aquel momento estaba compuesto por franjas verticales rojas y blancas. Tenía una similitud con el que usaba la escuadra de Paraguay. Los peruanos debieron renunciar a ese diseño luego de que los “guaraníes” inscribieron primero el suyo.

Como anfitrión del torneo regional, el Perú ocupó el tercer lugar tras derrotar 3-2 a Bolivia y caer 4-0 frente a Uruguay y 5-1 frente a Argentina.

El cambio

La primera modificación de la camiseta se dio en 1930, cuando nuestra selección se presentó como invitada al primer mundial de fútbol, desarrollado en Uruguay. Fue blanca con cuello rojo y su insignia no llevaba las iniciales de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), sino el Escudo Nacional. Para el Sudamericano de 1935, que se volvió a jugar en Lima, la camiseta fue blanca con una franja horizontal roja en el pecho donde estaba el escudo de la FPF.

Banda cruzada

Los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 marcaron un antes y un después en lo que significa el diseño porque apareció la tradicional casaquilla blanca con la banda cruzada de color rojo, la que se mantiene hasta el día de hoy. En ese certamen, el Perú alcanzó las semifinales tras vencer a sus pares de Finlandia por 7-3 y a los de Austria 4-2 en tiempo extra, luego de ir perdiendo 2-0. Pero los austríacos protestaron ante la FIFA y se ordenó disputar un encuentro de revancha sin espectadores, situación que no fue aceptada por el gobierno peruano, que decidió que toda la delegación peruana abandone los Juegos Olímpicos.

Mundialista inteligente

La camiseta para el Mundial de Rusia 2018 posee la característica franja roja que se le incorporó en tejido brillante, que recuerda las antiguas banderas de satén.

Además, resalta el hecho de que tiene ribetes dorados y el entalle es ceñido, con el objetivo de que ajuste al cuerpo con comodidad. También tiene mangas en tejido de elastano. Posee un tejido con la propiedad del ‘transporte’ de humedad, que permite mantener al jugador fresco y seco; a la vez, controla la temperatura corporal.

Las ganadoras

La franja roja se mantuvo y comenzó ganando simpatía entre los hinchas que la cobijaron como un símbolo patrio. En 1939 llegó su consagración con la obtención de su primera Copa América, el primer título de envergadura que obtuvo la Blanquirroja.

En esa edición, disputada en Lima, la selección jugó cuatro encuentros ganándolos todos (5-2 a Ecuador, 3-1 a Chile, 3-0 a Paraguay y 2-1 a Uruguay). El artillero Teodoro “Lolo” Fernández fue el goleador del campeonato con siete tantos y salió elegido como el mejor futbolista del torneo.

Esta consecución permitió que se acabaran los experimentos. La camiseta se volvió campeona y desde entonces se convirtió en inalterable su estructura, claro, siempre le agregaron leves retoques para adaptarla a los nuevos tiempos.

Buenos tiempos

De 1970 a 1980 fue la mejor época del fútbol peruano. Durante esos diez años la selección peruana alcanzó dos clasificaciones a los mundiales (1970 y 1978) y obtuvo su segunda Copa América (1975).

En todos esos grandes torneos, donde el conjunto nacional expuso un fútbol de ensueño, la franja roja fue respetada, incluso, en algunas ocasiones fue considerada como uno de los diseños más bonitos. En 2010, la sección World Cup 101, de la web de deportes ESPN, determinó que la camiseta usada por los peruanos en el Mundial de Argentina 1978 fue la más hermosa que se haya visto en un mundial.

En el 2013, la revista estadounidense New Republic se preguntaba si la casaquilla que usó Perú en México 70 era el mejor uniforme que se haya visto en una Copa del Mundo.

“Tienen que admitir: la franja roja de Perú es algo hermoso. Realmente, solo mírenla. Simple, elegante, atemporal [...] debutó en 1936 con un diseño que luego inspiraría las mejores prendas de moda futbolística que hayan agraciado el césped”, calificó el medio.

Cuestión de marcas

Las empresas deportivas comenzaron a interesarse por la camiseta peruana a mediados de la década de 1960. Player fue la firma nacional presente en la vestimenta y con ella se presentó al Mundial de México 70. Antes se confeccionaban camisetas según los registros y presupuestos, pero no tenían marca.

La firma alemana Adidas fue la pionera en aparecer en el pecho de la camiseta, en el Mundial de 1978. Su estadía fue hasta 1981 para dar pase a la empresa Penalty, que acompañó al combinado patrio en el Mundial de España 82, fue la última vez que flameó la Bandera peruana en una Copa del Mundo.

En 1983, Adidas volvió y se quedó hasta 1985. A la temporada siguiente, en 1986, la firma nacional Calvo se mantuvo por un año.

Puma fue la otra firma alemana que apostó por la Blanquirroja entre 1987 y 1989. La estadounidense Power se posesionó de 1989 hasta 1991. La italiana Diadora tomó la posta en 1991 hasta 1993.

Nuevamente, otra nacional, Polmer, ganó los derechos para confeccionar la prenda (1993-1995). Le siguió Walon, en 1998 hasta el 2009.

Sin duda, la inglesa Umbro es la marca que más tiempo ha permanecido con la selección. Su ingreso se dio en 1996, luego regresó en 2010, y se mantendrá de manera ininterrumpida hasta el término de la participación de Perú en el Mundial de Rusia 2018. La Federación Peruana de Fútbol anunció que la marca Marathon Sports vestirá al conjunto peruano a partir de 2018. La firma norteamericana, con base en Ecuador, será la encargada de la indumentaria bicolor, al menos en la Copa América 2019 y las Eliminatorias al Mundial de Qatar 2022.

El dato

199 soles cuesta la réplica oficial, mientras que la camiseta oficial vale 299 soles.