Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 10

de diciembre de 2017

Caras nuevas

Gracias a la tecnología moderna se revela el rostro que habría tenido una mujer noble de la cultura Caral.

12/10/2017


El misterio sobre la identidad de una mujer de alto estatus social en la civilización Caral, llamada la Dama de los Cuatro Tupus, cuyos restos fueron encontrados en el sitio arqueológico Áspero, fue revelado ayer con la presentación de su rostro reconstruido gracias a la tecnología en tercera dimensión o 3D.

En conferencia de prensa, el diseñador en 3D brasileño Cícero Moraes, encargado de esta compleja labor, destacó que este es el resultado de la aplicación de nuevas tecnologías a la reconstrucción facial forense. Esa tarea demandó un plazo de dos meses y tuvo un carácter multidisciplinario, dado que se coordinó estrechamente con los arqueólogos de la Zona Arqueológica Caral.

Expectativa

Refirió el especialista que este logro fue posible también gracias al acuerdo de cooperación institucional que suscribieron en mayo de este año la Zona Arqueológica Caral y la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, para llevar a cabo el proyecto ‘Reconstrucción facial forense de la Dama de los Cuatro Tupus’.

Moraes –quien también tuvo a su cargo la reconstrucción facial de los santos peruanos Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres, así como del Señor de Sipán y de la Señora de K’anamarka– sostuvo que en el caso de la Dama de los Cuatro Tupus el trabajo fue distinto, ya que a diferencia de los restos óseos de los casos antes mencionados, en el de este personaje femenino se encontró una deformación en la estructura izquierda del rostro.

“Tuvimos mucho cuidado para hacer esta reconstrucción y hablamos mucho con los arqueólogos para realizar una reconstrucción científica que sea compatible con el rostro de la persona”, manifestó.

El experto dijo que el proceso comenzó con la toma de fotografías del cráneo en su totalidad. Después se retiró la masa oscura que tenía en la zona izquierda.

A continuación, se reconstruyó esa zona reproduciendo a manera de “espejo” con el lado derecho de la cara. Una vez resuelto el desafío de la conformación ósea, se procedió a colocar músculo, piel, cabello, ojos y los demás elementos que permitieran dar forma final a la faz.

El dato 

40 años tenía probablemente la noble de Áspero al ser enterrada.