Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 11

de diciembre de 2017

Chequeo femenino

Los diversos exámenes ginecológicos preventivos según la edad de la mujer.

La prevención es fundamental para mantener una vida saludable y, en el caso de las mujeres, el chequeo ginecológico es vital para el cuidado de su salud.

26/9/2017





Por ello se recomienda el chequeo preventivo al año de iniciar su vida sexual o al cumplir los 21 años. Una de las primeras pruebas que toda mujer se debe realizar es el papanicolau.

Esta es una prueba económica, rápida e indolora. “Un examen de bajo costo que permite detectar lesiones antes que se conviertan en un cáncer”, señala el médico Enrique Flint, de la clínica San Felipe.

A los 30 años se recomienda la prueba de detección para el virus del papiloma humano, llamada cobas o captura híbrida, que se hace en forma simultánea con el papanicolaou. “Si ambas salen normales, ya no necesita repetir los exámenes hasta 5 años después. Si salen anormales, hay que hacer pruebas adicionales, por ejemplo la prueba IVAA (Inspección Visual de Ácido Acético) o la colposcopia y biopsia”, indica el especialista.

Chequeos constantes

A partir de los 40 años, además del papanicolaou, debe realizarse una mamografía anual para detectar anomalías en las mamas. Adicionalmente se puede realizar una ecografía de mamas para complementar la mamografía; sobre todo cuando las mamas son muy densas. Otra alternativa es la resonancia magnética que ayuda a detectar el cáncer de mama.

A partir de los 50 años, además de todos los exámenes anteriores, se debe adicionar un hemograma y pruebas de perfil lipídico mediante un examen de sangre. Así se podrán conocer los niveles de colesterol, triglicéridos, presión arterial y con ello se podrán prevenir problemas cardiovasculares. Otro chequeo básico es la densitometría ósea. Este debe pedirse a partir de los 65 años o antes, si es que la paciente tiene factores de riesgo para este mal.

Primera consulta

En realidad, la primera visita al ginecólogo debe realizarse entre los 13 y 15 años, pero esta consulta no es igual a la que se hace una mujer adulta. “Es para conversar sobre el desarrollo de su ciclo menstrual, ver que su desarrollo físico esté de acuerdo a su edad y conocer si no hay trastornos con la alimentación, entre otros”, explica Flint.

La finalidad es establecer una relación de confianza con el médico para que sepa que tiene alguien a quien consultar las dudas y preocupaciones que no se atreve a contar a sus padres. Es el inicio de una relación que debe ayudarla en el tránsito de la adolescencia a la vida adulta.