Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 20

de noviembre de 2017

ENFOQUE

CNM y la ratificación de magistrados

En El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez acuña una de sus múltiples frases que siguen produciendo un eco perpetuo en la humanidad:

15/11/2017


Guido Águila Grados



Presidente del Consejo Nacional de la Magistratura

“Nunca seré viejo –le dije entonces–. Ella lo interpretó como un propósito heroico de luchar sin cuartel contra los estragos del tiempo, pero él fue más explícito: tenía la determinación irrevocable de quitarse la vida a los sesenta años”.

Lo que deja traslucir el colombiano universal nacido en Aracataca es la importancia de subrayar de manera clara y rotunda la intención de lo enunciado. Evita malos entendidos y tergiversaciones. Lo señalado es pertinente respecto al anuncio realizado por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) sobre la ratificación automática de magistrados. A continuación, una suerte de exposición de motivos.

El procedimiento de evaluación integral y ratificación es la segunda función constitucional del CNM y, al estar el control disciplinario en el interior del Poder Judicial y del Ministerio Público, se convierte en el único mecanismo directo de evaluación del desempeño conductual y funcional de los jueces y fiscales cada septenio. Se renueva la confianza en el nombramiento realizado por otros siete años más. Este procedimiento, en determinado momento, generó un temor y desasosiego de los magistrados e insatisfacción en los abogados ¿Las razones? El descomunal acopio de documentación solicitada, el trato vertical en la entrevista, la imposición de la cultura de la sospecha y la falta de predictibilidad por un lado; la sensación de que se ratificaba a magistrados que desmerecían la función, por otro. Uno de los buques insignia de este CNM ha sido acercar ambas orillas en busca de alcanzar que el cauce siga un punto medio.

La nueva era de este procedimiento aún está navegando. La ratificación automática es el puerto final de un periplo largo. Se garantiza una evaluación exhaustiva y rigurosa de tres filtros: la opinión de los profesionales de la Dirección de Evaluación Integral y Ratificación, el criterio del consejero ponente y, finalmente, la decisión del pleno del CNM. Si el expediente del magistrado satisface los estándares deseados de conducta e idoneidad, por ahora, en la entrevista se le comunicará la decisión de ratificación por unanimidad, relevándolo del interrogatorio.

Para el próximo año se buscará evitar su presencia en nuestra sede institucional y se intentará notificar esta ratificación unánime. Si no se alcanzaran estos estándares anhelados o existieran interrogantes sobre determinados puntos, la entrevista se llevará a cabo con todas las exigencias y garantías correspondientes.

La ratificación no debe generar ni temor en los magistrados ni desconfianza en los abogados. Es el espíritu del mandato constitucional al CNM. Y otra vez, el gran Gabo nos lo ratifica con otra frase en su novela cumbre: “Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarle el ánima”.