Tipo de cambio:

Compra: 3.231

Venta: 3.232


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 25

de abril de 2018

Conversión en Navidad

El tiempo mágico de concordia que rodea a las celebraciones de diciembre en el presente le debe mucho a Canción de Navidad, el magistral relato de conversión escrito por Dickens.

24/12/2017


Al visitar la Biblioteca Pierpont Morgan de Nueva York, es difícil resistir a la tentación de volver a ver el manuscrito de Canción de Navidad, de Dickens. Si bien para un latino tal acto puede ser solo el reflejo de una curiosidad literaria, los anglosajones observan ese manuscrito con actitud reverente.

Más que con los ojos, esas páginas, llenas de un sinnúmero de correcciones, son vistas por ellos desde un lugar alejado pero omnipresente en la memoria, como lo son los recuerdos de la infancia.

No es para menos, Canción de Navidad es la obra más leída en estos días desde hace cerca de 175 años. Ahora no solo es leída, sino también vista en diversos filmes realizados sobre el tema: la conversión, en la noche de Navidad, del avaro Ebenezer Scrooge.

La obra muestra al rico y avaro Scrooge, con su duro corazón y total indiferencia a los preparativos que hacen los pobres en la Nochebuena. Preparativos es mucho decir, pues para los pobres en aquellos días, la Navidad era el simple lujo de comer un poco más de pan o que las panaderías permitiesen que la gente gratuitamente calentase su comida.

La noche de Navidad, Scrooge no logra conciliar el sueño y se le aparece el fantasma de su socio recientemente muerto. Este lo conmina a ser más generoso y cambiar de vida. Tras sucesivas visiones durante la noche, ve su pasado, su solitario presente y, sobre todo, se sobrecoge al ver lo que será su triste futuro y su solitaria muerte si sigue así.

Al amanecer del día siguiente, el avaro se despierta como un hombre nuevo.

En la Inglaterra de inicios de la Revolución Industrial, Dickens fue sensible, sobre todo, a la triste suerte de los niños, que tenían que trabajar en fábricas y vivir en precarias condiciones de salud y de vida.

Leer a Dickens es también descubrir la otra cara de un siglo XIX que en muchos de sus aspectos fue genial, lleno de inventiva y creatividad.

Un texto fundador

Canción de Navidad es algo así como el texto fundador, por lo menos en el mundo anglosajón, del espíritu de la Navidad moderna. Es curioso que en esa obra no hay una sola referencia a la religión, de lo cual más bien está invadida la atmósfera de la Navidad católica.

Fue inmediato el impacto que produjo la obra. Loada por la crítica literaria, produjo también una transformación en la vida real y en el carácter de muchos. Los dueños de algunas fábricas, al leerla, conmovidos, dieron un día libre pagado a sus obreros.

El legado de Dickens es la persistencia de ese tiempo mágico de concordia que es el mensaje de aquel viejo manuscrito, forrado en cuero, de la Biblioteca Pierpont Morgan que no podemos dejar de contemplar. (Jorge Smith)

En el siglo XVII, solo el Sur de Estados Unidos celebraba la Navidad. En el norte, solo en Nueva York.