Tipo de cambio:

Compra: 3.282

Venta: 3.286


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 20

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

INCLUSIÓN SOCIAL Y CUIDADO DEL RECURSO HÍDRICO

Damas del agua

A pesar de que las mujeres se dedican al cuidado de los recursos hídricos, solo el 9% de las juntas de usuarios del agua están a cargo de mujeres. En el caso de las instituciones que velan por el buen uso del recurso hídrico, menos de la mitad de sus funcionarios son mujeres. Una realidad por superar.

13/6/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Elsa Fung Sánchez apoya la sabiduría de sus 86 años sobre un bastón. En 1961 empezó una larga carrera como profesora por los colegios capitalinos, pero le ofrecieron irse a liderar el componente social del Proyecto de Irrigación y Colonización San Lorenzo (región Piura), un plan piloto del Estado para ampliar la frontera agrícola, y no dudó en aceptarlo.

En más de 55 años de labor en la Piura más rural, tanto desde el Estado como al frente de su propia oenegé, la maestra ha logrado que cada pueblo cuente con una escuela con la infraestructura y personal idóneo; enseñó a pequeños y medianos agricultores a empoderarse en la defensa de sus tierras y el agua frente a los grandes terratenientes.



La maestra Fung aprendió en esta larga labor que las mujeres tienen una tarea fundamental en el cuidado del agua, junto con sus labores en casa y el cultivo de las chacras.

Deysi, la guardiana

“Warmikuna arucushun kanan, mana ware wambransiqkuna yakinaq nakayanampa”. “Mujeres trabajemos hoy, para que mañana nuestros hijos no sufran por la falta de agua”, dice en quechua la economista ancashina Deysi Colla, empoderando a las mujeres del campo.

Creció en Huántar (Áncash), un pueblo que sufrió la violencia del terrorismo senderista y dependía del agua de las lluvias. Una prolongada sequía obligó a los niños y mujeres a desfilar por las calles, cantando y tocando tambores, para suplicar a san Gregorio que dejara caer la lluvia necesaria para los sembríos.

Deysi se graduó en Economía, empezó a desarrollar proyectos de inversión pública en su región y en Junín. En el 2016, como jefa de planeamiento y presupuesto de una EPS de Junín, sacó adelante el proyecto de mejora de los servicios ecosistémicos de la laguna Huacracocha, principal fuente de agua de Huancayo. Es uno de los primeros proyectos de conservación de agua en el país.

Hoy, ya en la Oficina Desconcentrada de Sunass (ODS Junín), la economista señala que la sostenibilidad de la gestión del agua está en manos de las mujeres porque ellas tienen “sentimiento y conciencia” sobre lo que heredarán las futuras generaciones.



Miradas diferenciadas

“Todos participamos en el cuidado del agua, pero los usos de agua de hombres y mujeres son distintos. Y en la toma de decisiones de los recursos hídricos no se han considerado los usos del agua de las mujeres, que además de los usos agrícolas y agropecuarios también requieren del agua para las actividades en el domicilio relacionadas con el cuidado de las personas”, opina Patricia Carrillo, especialista sénior de la organización Forest Trend.

Urge desarrollar un conjunto de acciones para promover la igualdad de género en la gestión de los recursos hídricos. “Las mujeres tienen un conjunto de conocimientos y sabidurías que permiten que la gestión del agua ayude a la sostenibilidad de este recurso, y a la adaptación a los efectos del cambio climático”, agrega.

En las entidades

En la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass), el 47% de personal en todo el país son mujeres. Se trata de ingenieras, abogadas, economistas que dominan en el ente regulador. Para Ana Vergara León, gerente de supervisión y fiscalización de Sunass, el aporte femenino debe verse en líneas de trabajo.

“En la supervisión, la mujer es bastante más exhaustiva que el varón. En el derecho, hay una empatía para entender y escuchar al administrado; somos muy justas, técnicas, bastante exhaustivas y exigentes en los ámbitos urbano y rural”, dice.

Opina que lo que se debe buscar es “una igualdad de oportunidades”, en la que las personas más competentes puedan acceder a los puestos en el ente regulador para diseñar mecanismos por servicios ecosistémicos que contribuyan a la seguridad hídrica; o trabajar mecanismos para incluir la opinión de las mujeres en la conservación y cuidado de fuentes de agua.



Toma de decisiones

Hay brechas de género en la gestión de recursos hídricos. pero Ivonne Yupanqui Valderrama, directora general de Transversalización de Enfoque de Género del Mimp, también subraya la relación distinta de la mujer con el agua.

“En los espacios rurales, ellas conocen dónde están las fuentes de agua; en los espacios urbanos, los horarios de los camiones cisternas. Ellas se preocupan por la calidad y cantidad adecuada del agua; sin embargo, no están representadas mayoritariamente en los espacios de decisión. De las juntas de usuarios, no llegan al 30% las mujeres que las integran y en los cargos son el 9%. En las organizaciones comunales, solo 7% tienen mujeres en la presidencia”.

Yupanqui recuerda que esto se relaciona con otro tema: la mujer no tiene acceso a la tierra. “En las comunidades, la participación en la toma de decisiones se da por quién tiene a cargo el título de la tierra. Y si las mujeres no tienen un adecuado título, no pueden llegar a participar en estos espacios”, opina.

Sostiene que espacios como el foro que se desarrolla esta semana permiten posicionar el tema, que exista conocimiento. Hay un trabajo muy largo por realizar.

Espacios por ganar

A fines de julio se dará a conocer el estudio sobre la brecha de género en los ministerios de Agricultura y el del Ambiente. “Hay una preocupación en el Estado por cerrar estas brechas, pero, a escala general, la brecha del sector público es más pequeña que en el sector privado. De acuerdo con Servir, 47% de la fuerza laboral del sector público son mujeres, pero en cargos directivos solo 3 de cada 10 son mujeres y el objetivo es que más mujeres estén en la toma de decisiones”, dice Ivonne Yupanqui, del Mimp. Se trabajan algunas matrices sobre la Ley N° 30709, que prohíbe la discriminación remunerativa entre varones y mujeres. Es un trabajo en proceso

Cifra.

30% decargos directivos en las organizaciones del uso del agua lo ocupan mujeres.