Tipo de cambio:

Compra: 3.240

Venta: 3.242


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 26

de abril de 2018

Decisión acorde con los tiempos

Se trata de esfuerzos concretos con vista a la modernidad, que además devienen en útiles e idóneos a los fines del ejercicio de la defensa; esto es, el derecho a contar con el tiempo y los medios adecuados para preparar la defensa.

16/4/2018


Una decisión apropiada y acorde con los tiempos y el avance de las nuevas tecnologías: el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial (CEPJ) autorizó a todas las cortes de justicia del país tomar notas de la información contenida en los expedientes judiciales, mediante mecanismos de digitalización o el uso de teléfonos celulares. Sin duda, un paso más en el acceso a la justicia y la economía procesal.


Con ello, la judicatura da muestras de cambios concretos para la modernización del servicio de administración de justicia, al igual que de apertura a la práctica forense, ahora más cerca de los abogados y justiciables quienes en el día a día de su tránsito por los juzgados y tribunales procedían a la consulta de los expedientes apoyados solo del lapicero y el papel, debido –por decirlo de alguna manera– a una lectura hasta restrictiva del artículo 138 del Código Procesal Civil.

En efecto, dicha disposición establece: “Las partes, sus abogados y sus apoderados puedan examinar los expedientes judiciales en el local en que se conservan, pudiendo tomar nota de su contenido”. De ahí que en una interpretación más permisible de la norma, el CEPJ ha manifestado que el término “tomar nota” debe ser interpretado de manera amplia, haciéndose extensivo, también, al uso de instrumentos de digitalización o teléfonos celulares, y no solo a los apuntes en manuscrito, como se venía considerando, pues facilita el acceso directo, rápido y confiable de la información contenida en los expedientes judiciales, sin que ello implique vulneración de algún derecho o que atente contra el interés público.

Interpretación que además resulta compatible con la Convención Americana, la cual precisa que toda persona tiene derecho a la concesión de tiempo y de los medios adecuados para la preparación de su defensa. Derecho fundamental recogido incluso como sustento por la Corte Interamericana, en sendos pronunciamientos, como en el caso Cabrera García y Montiel Flores versus México, en que se manifestó en un sentido compatible con la medida, al fijar en su fundamento 156 que “... una de las garantías inherentes al derecho de defensa es contar con el tiempo y los medios adecuados para preparar la defensa, lo cual obliga al Estado a permitir el acceso del inculpado al conocimiento del expediente llevado en su contra”.

La experiencia no es nueva, pues como fue advertida por académicos y abogados litigantes, en algunas sedes judiciales ya venía permitiéndose el acceso de material fílmico, fotográfico, magnetofónico y demás formas de reproducción portátil, aunque fue la Corte del Callao la que en diciembre del año pasado asumió una posición más permisible al respecto, pero con efectos limitados solo a su jurisdicción.

Se trata de esfuerzos concretos con vista a la modernidad, que además devienen en útiles e idóneos a los fines del ejercicio de la defensa; esto es, el derecho a contar con el tiempo y los medios adecuados para preparar la defensa. Herramienta disruptiva que posibilitará descongestionar la labor del personal administrativo encargado de la recepción, calificación y atención de las solicitudes para la expedición de copias de los actuados judiciales; evitándose un incremento innecesario del coste de oportunidad del usuario de justicia. Una mayor dinámica de la actividad jurisdiccional ya está en marcha.