Tipo de cambio:

Compra: 3.228

Venta: 3.230


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 24

de abril de 2018

PRODUCCIONES PERUANAS DE 2017

Democracia musical

Conozca las más importantes producciones aparecidas el año pasado. A los nombres consagrados, se suman los jóvenes artistas que ven el norte en la fusión de ritmos.

3/1/2018


Con las nominaciones de “La flor de la canela” y “El surco”, en versiones de Rubén Blades y Jorge Drexler, a los Premio Grammy Latino, el álbum A Chabuca fue el más comentado de 2017. La placa, que tuvo entre sus productores a Manuel Garrido Lecca, demostró la vigencia de Chabuca Granda. 

Un esfuerzo memorable en el medio fue el lanzamiento del álbum triple Julie Freundt 30 años, en el que la cantante limeña contó con invitados internacionales como Pablo Milanés, Piero y Fernando Ubiergo. Se divide en un álbum dedicado a sus influencias en inglés, otro a la trova latinoamericana y el tercero a la música criolla.

Eva Ayllón retornó con una nueva placa, Clavo y canela, con un sonido más “madera” –de guitarra, cajón y contrabajo–, repasa un repertorio que gravita en lo afroperuano del siglo XX. Al respecto, un momento importante de la Ayllón fue en julio, cuando invitó a cantar a dúo a su eterna rival del criollismo, Lucía de la Cruz. Un álbum de ambas daría que hablar y buenos dividendos. Claro está.

Tejer lazos

Hito notable que teje lazos entre los universos andino y costeño es el álbum Sonqollay, canto y guitarra: la criolla Rosa Guzmán León asumió el reto del guitarrista Rolando Carrasco Segovia y nos regaló 11 canciones de los Andes. A propósito de Carrasco, cerró el año con La guitarra no temperada, en que repasa 14 temples o afinaciones de guitarra andina.

Pepe Céspedes tiene por norte musical seguir el gran legado de la pianística peruana que en tiempos de teclados y sintetizadores fue relegado. En esa línea está Casi, casi, su tercer álbum en solitario, con 10 canciones de su autoría, inspiradas en ritmos y aires andinos.

Radio Nacional del Perú cumplió 80 años y produjo un disco en que musicalizó poemas de César Vallejo. Participaron en la lectura Gisela Valcárcel, La chola Chabuca, Lucho Quequesana, Julio César Uribe, Amanda Portales y los recordados Fernando de Szyszlo y Óscar Avilés, entre otros.

De la mano del guitarrista Marino Martínez, la cantante Consuelo Jerí (gran descubrimiento de la cinta Sigo siendo) registró Mayu, la voz de los Andes del Perú, 13 surcos con un repertorio en quechua del Ayacucho campesino.

El notable guitarrista Javier Echecopar presentó Primer Concierto del Bicentenario, trabajo registrado en directo en el Gran Teatro Nacional. El recorrido musical de 21 versiones, incluye desde piezas del barroco temprano hasta la popular danza de tijeras.

Cumbia distinta

Agua Marina celebró sus 41 años de carrera haciendo dúos con Eva Ayllón, Jandy Feliz, Antonio Cartagena y William Luna.

Un caso interesante es el del compositor Miguel Laura. En 2017, produjo el disco El lobo romántico, 14 historias de amor, interpretadas por José Luis Arroyo y la Sociedad Privada. También presentó el interesante Cumbia peruana sin fronteras, grabado en quechua, francés, italiano, inglés y japonés, en un esfuerzo por ampliar el mercado de la cumbia nacional.

Nuevos muchachos

Pese a que los medios de comunicación masiva aún lo tratan como al pariente pobre de la música peruana, el rock y, en general, la música joven hecha por peruanos regalaron en el 2017 sorprendentes y prometedoras trabajos.

La más notable e interesante fue Procesión, álbum debut de El Cuarto de Juegos, propuesta que conjuga fluidamente músicas de raíces autóctonas y anglosajonas. Sorprendente la madurez exhibida por esta banda, que contrasta con su condición de debutantes.

Yo amo la fusión

La fusión fue, nuevamente en el 2017, el sendero musical más interesante; con trabajos como Zamba Puta, en el que la cantautora limeña La Lá amplió un poco más su eclecticismo, con acercamientos al jazz y la bossa nova. Olaya Sound System hizo lo propio, añadiendo una vez más matices cumbiamberos y tropicales a sus bases reggae en su notable cuarto disco, Música del mar.

Más extrovertida, la mezcla de rock, electrónica y elementos de costa, sierra y selva hecha por Ravelers se plasmó en un disco debut homónimo y que consideramos el más interesante de los EP (extended play o discos de corta duración) lanzados en 2017.

Otro nuevo nombre que sorprende, por fusionar el sonido de una banda festiva provinciana con pinceladas rockeras es el de los cusqueños La Sonora Patronal, que debutó discográficamente.

La ciudad imperial también atestiguó el rápido desarrollo y ascenso de Chintatá, grupo novel que en su EP Tiqsimuyu fusiona música andina con rock en ciertos momentos áspero y en otros, progresivo y ensoñador cantado casi siempre en quechua.

Otro nuevo nombre es el de Bricheros, quinteto limeño que en su EP debut, Mundo Brichera, evidencia su amor por la cumbia peruana instrumental y vintage, a la cual dota de aires contemporáneos y digitales.

Criollismo del XXI

A su vez, el grupo Lapondé mostró en su álbum Nueva Enjundia por qué puede se le considerar la punta de lanza de ese todavía pequeño pero prometedor movimiento de artistas jóvenes orientados a brindarle a la música criolla y costeña nuevos bríos; en este caso asociándola al rock ortodoxo, obteniendo notables resultados.

Desde el terreno de las cantautoras, Magali Luque, también recurrió a lo costeño y lo andino en los momentos más llamativos de Había una vez, su tercer álbum. Bien situada en los predios del hip hop, la solista Karolinativa planteó en su EP Familia el tema de la identidad musical y cultural afroperuana, con canciones en las que los ritmos negros del Perú tienen especial protagonismo.

El Cuarto de Juegos

Ya dentro de este género musical urbano, REM, el álbum de la dupla Pounda & Nomodico, tal vez sea la mejor producción de su tipo realizada en 2017, con su eclecticismo y estética sonora futurista; no exenta de contenido social en sus letras.

2017 fue pródigo en muestras destacables de indie rock y noise pop, como los discos de Los Zapping, Teleférico, Almirante Ackbar, Submarino, Juan Gris y los trujillanos Verano del 83.

Por su parte, Francöis Peglau y La Fracaso Band, Alejandro y María Laura, Mi Jardín Secreto y los debutantes Plutonio de Alto Grado y Bruja Siberia dejaron sentados su habilidad en la elaboración de canciones memorables, a partir de diversos estilos.

(Fidel Gutiérrez y José Vadillo Vila).