Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.244


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 27

de marzo de 2017

LADRILLERAS DEJARON DE EMITIR 60,000 TONELADAS DE DIÓXIDO DE CARBONO

Eficiencia energética

En ocho regiones del Perú se puso en marcha un programa ecológico que evita la emisión de dióxido de carbono (CO2), gas de efecto invernadero responsable del calentamiento global.

Hace algunos días, líderes y dignatarios de todo el mundo se dieron cita en la sede de Naciones Unidas, Nueva York, para firmar el Acuerdo de París contra el cambio climático. “Nos motiva la necesidad de movilizar la mayor alianza de la historia para reconciliarnos con el planeta y asegurar un mundo con sostenibilidad”, aseveró en aquella oportunidad el presidente Ollanta Humala Tasso, uno de los firmantes del documento. De esta manera, el Perú reafirma su compromiso ante el mundo de luchar contra el cambio climático.

28/4/2016


Marcelino Aparicio maparicio@editoraperu.com.pe

En esa línea, 245 pequeñas y medianas ladrilleras de ocho regiones del país se acaban de convertir en compañías energéticamente eficientes y dejarán de emitir unas 60,000 toneladas de dióxido de carbono. De acuerdo con estudios recientes, las ladrilleras no eficientes son la segunda fuente de contaminación en la región Cusco. Esto se debe a que utilizan hornos y tecnologías que consumen demasiada energía, proveniente de la quema de madera, neumáticos y plásticos. La quema de estos productos afecta gravemente la salud de las personas y el medioambiente.

Para mejorar la eficiencia energética y proteger el entorno, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), encargó a la Fundación Suiza de Cooperación (Swisscontact) la implementación en el Perú del Programa de Eficiencia Energética en Ladrilleras de América Latina (EELA).

Con la asesoría de EELA, las pequeñas y medianas ladrilleras de regiones como Cusco, Puno, Piura, San Martín, Arequipa, Ayacucho, Lambayeque y Cajamarca lograron mejorar su producción y contribuyeron al mantenimiento del ecosistema. Los pequeños empresarios han mejorado el sistema de combustión de los hornos, lo que ha permitido reducir entre 30% y 50% el uso de combustible. Con esto se ha logrado la reducción de hasta 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al respecto, Jon Bickel, director de Swisscontact, informa que estas medidas permiten que los fabricantes de ladrillos aumenten hasta en 40% sus ingresos. “Ellos han aprendido que pueden obtener un mejor producto con un mayor precio y consumiendo menos combustible”, argumenta.

Ecuador

Asimismo, afirma que la eficiencia energética y el uso eficiente de los recursos naturales no solo son factores de costos y competitividad decisiva, sino que, además, contribuye a un desarrollo sostenible económico y social. Actualmente, el programa EELA también se ejecuta en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, México y Perú, logrando beneficiar a 2,443 productores ladrilleros.

Por el éxito de este programa, Swisscontact está consiguiendo que estas pequeñas y medianas empresas no solo sean parte importante del motor de la economía peruana, sino además de la eficiencia energética en nuestro país.

Este año, Swisscontact cumple 50 años de operaciones en el Perú, ejecutando proyectos para promover el desarrollo sostenible, y apoyando a las personas para que se integren con éxito a la economía local. Ismael Orccohuarancca Huamán, presidente de la Asociación de Productores de Ladrillos y Tejas de San Jerónimo, Cusco, es uno de los participantes de programa.

“El horno de tiro invertido permite que el fuego y los gases calientes estén en la cámara el mayor tiempo posible, reparte mejor el calor y ayuda a que las hornadas sean más uniformes”, explica.

Orccohuarancca es el primer ladrillero de San Jerónimo, Cusco, en construir el horno prototipo de tiro invertido con la asistencia técnica y apoyo financiero del proyecto EELA. Asimismo ha sido uno de los pioneros con el uso de ventiladores para los hornos, acciones que lo han llevado a mejorar su producción y hacerla más eficientes.

Datos

Los países industrializados han comprometido 100,000 millones de dólares para invertir en acciones que contribuyan a enfrentar el cambio climático.

Además, se acordó mantener la temperatura media mundial “muy por debajo” de dos grados centígrados y continuar con los esfuerzos para que no rebase los 1.5 grados.

Las emisiones deben alcanzar su punto máximo lo antes posible y, a partir de ese momento, reducirse de manera inmediata y rápida.

8 son las regiones del país en la que se aplican programas a favor de la ecología.