Tipo de cambio:

Compra: 3.267

Venta: 3.270


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 27

de mayo de 2018

SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA SE PRONUNCIA

En el proceso de ejecución no se pueden declarar derechos

El seguro de desgravamen no se cuestiona cuando se pretende ejecutar la garantía.

4/2/2018


En un proceso de ejecución de garantía hipotecaria no se puede cuestionar el seguro de desgravamen  que el comprador del inmueble haya pactado para garantizar el pago de la deuda pendiente por la adquisición del predio hipotecado.

Esto debido a que mediante aquel proceso no se pueden declarar derechos, sino más bien hacer efectivo derechos inmersos en un título como es, en este caso, una garantía hipotecaria.

Este constituye el principal lineamiento jurisprudencial que se desprende de la sentencia correspondiente a la Casación N° 4607-2013 La Libertad, emitida por la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República, que declaró infundado ese recurso interpuesto en el marco de un proceso de ejecución de garantías.

Lineamientos

En el caso materia de esta casación, una entidad financiera interpone una demanda de ejecución de garantía inmobiliaria con seguro de desgravamen, contra la sucesión de la compradora de un inmueble, a fin de que cumpla con cancelarle la deuda pendiente de pago por la adquisición de ese bien más los intereses compensatorios y moratorios por devengarse, bajo apercibimiento de proceder al remate correspondiente del inmueble dado en garantía.

La sucesión demandada señala que la obligación de pago de la deuda quedó extinguida en mérito del seguro de desgravamen pactado por la compradora.

Sin embargo, la entidad financiera demandante y ejecutante de la garantía alega que la obligación puesta a cobro está vigente y no se ha extinguido por el fallecimiento de la compradora en vista de que el seguro de desgravamen se firmó faltándose a la verdad, pues aquella padecía de una enfermedad crónica que excluye cualquier tipo de seguro. Por ende, la aseguradora excluyó de la póliza el crédito que asumió la compradora, encontrándose hasta la fecha pendiente de pago.

La alegada buena o mala fe de la compradora, dada la naturaleza netamente ejecutiva del proceso, no podría acreditarse.

En consecuencia, para la sala suprema, la ejecutante no cumplió con su deber de probar adecuadamente los hechos que alegaba.

Precisiones

Los procesos ejecutivos difieren en cuanto a su naturaleza de los procesos de cognición que constituyen los juicios en los cuales se declaran derechos dudosos o controvertidos, advierte el supremo tribunal. Esto en la medida en que en un proceso ejecutivo ya no se dilucida la titularidad de algún derecho porque este debe estar previamente reconocido e incorporado en un título al que la legislación le otorga el beneficio de ser ejecutivo. De allí que en esta clase de procesos no puede debatirse respecto a la efectividad de una cláusula o seguro de desgravamen, sostiene la mencionada sala suprema.