Tipo de cambio:

Compra: 3.240

Venta: 3.244


Año del Buen Servicio al Ciudadano
VIERNES 15

de diciembre de 2017

Encontrando la vocación

El actor y psicólogo Javier Echevarría reestrena su unipersonal Se busca emprendedor. Asegura que recién a los 40 supo conjugar sus dos carreras.

30/11/2017


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Las historias siempre le han fascinado a Javier Echevarría. Tanto contarlas o interpretarlas como actor o escucharlas como psicólogo. Sin embargo, combinar esas dos formas de relacionarse con los relatos no siempre le resultó fácil.

De esos problemas para dedicarse a lo que uno quiere trata Se busca emprendedor, unipersonal que reestrena hoy y que se inspira en los talleres vocacionales que dicta.

Echevarría contó en el programa De Cazuela, de la Agencia de Noticias Andina, que vivió por mucho tiempo con un conflicto, pues su quehacer artístico y su actividad como psicólogo no iban en la misma línea. No obstante, a los 40 años vio la forma de conjugar sus dos profesiones.

“La vida es una obra de teatro extraordinariamente escrita”, afirmó Echevarría. El actor hizo notar que fue Armando Machuca, el director de su unipersonal, quien le sugirió que narrara su drama para juntar su lado de artista con el de psicólogo, además de todas las otras historias que ha escuchado en sus talleres.

“Yo me decía ‘a quién le va a interesar’, pero él me animó he hizo una obra muy divertida”, relató. Explicó que ser emprendedor no significa solamente hacer empresa, sino también convertir el camino que a uno le gusta en realidad.

Indicó que en este unipersonal se presenta “una serie de preguntas que el público se debe responder”.

Riesgo laboral

Como curiosidad, reveló que en sus talleres ha conocido casos de personas que han descubierto su vocación de forma tardía, y que a pesar de ello la han seguido.

Por ejemplo, el de una señora de más de 70 años que ingresó a la universidad para estudiar Historia. “Ahora tiene más de 80 y está acabando la maestría”, reveló.

“Siempre que te quejas y encuentras pretextos para no hacer algo, hay alguien que lo hace y te lo refriega. Es que no hay excusas”, concluyó.