Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 11

de diciembre de 2017

EDUARDO MENDOZA DE ECHAVE. CINEASTA

“Espero que mi película genere debate”

Cineasta estrenará el 14 de setiembre la película La hora final, basada en la captura de Abimael Guzmán.

3/9/2017


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Dentro de 12 días, la cinta peruana La hora final ingresará en cartelera nacional con la firme intención de no solo brindarnos una historia que reflejará el potencial cinematográfico nacional, sino que también dará detalles de la captura de Abimael Guzmán, cabecilla de Sendero Luminoso, y parte de su cúpula. La cinta cobra especial relevancia al cumplirse 25 años de la denominada ‘Captura del Siglo’.

–A pocas semanas del estreno, verla en pantalla debe ser como ver nacer a un hijo.

–Es bien fuerte. Es mucho tiempo para sacar adelante una película. Esta en particular nos ha tomado tres años, entre la etapa de la investigación y el rodaje. Hemos conversado con varios agentes del Gein, lo que ha significado un año y medio de investigación, además de un año entero escribiendo el guión. La etapa de rodaje fue bastante complicada porque Lima ha cambiado totalmente. Era difícil encontrar calles que se mantuvieran igual que a finales de los 80 o inicios de los 90.

–¿Cuál fue tu principal motivación para contar esta historia tan fuerte?

–El tema me interesaba desde muy chico. En los 80 yo tenía 7 años. Mi niñez, adolescencia y juventud las he vivido con esto. Ha sido algo de mi generación que ha impregnado nuestras vidas. Nos ha marcado totalmente. Tenía la idea de hacerla incluso antes de El evangelio de la carne.

–¿Y por qué contarla desde el ángulo de los agentes?

–Recuerdo haber leído la noticia de los agentes que se enamoraron durante el proceso de investigación y se casaron. Ellos se llevaban pésimo durante la etapa previa a la captura y tenían que fingir por horas que eran enamorados. Me pareció que podría ser un punto de partida interesante, con un potencial cinematográfico muy fuerte. He contado la historia para conocer cómo fue el camino para lograr la captura, ese nivel de detalle, esa trama policial. También está el conflicto interno de los protagonistas y, a su vez, su entorno. Hay miles de detalles porque he hablado con los agentes del Gein; si los cuento, no lo creen.

–¿Qué buscas lograr con esta cinta?

–Como cineasta, es tocar y emocionar a la gente. Me gustaría que la película termine siendo un pretexto para que conversemos sobre una de las épocas más duras que ha vivido el país, que ha generado tanto dolor. Muy pocas veces nos tomamos el tiempo para reflexionar. Si un país no regresa al pasado en busca de lecciones no aprenderá nada, y tarde o temprano cometerá los mismos errores. Nosotros hemos vivido años con ese miedo y esa angustia.

–¿Qué te robó Sendero Luminoso?

–Todo era una angustia general, mi papá era periodista y mi mamá, profesora. El periódico cerraba de madrugada y yo me acuerdo que dormía en un limbo, solo me quedaba dormido cuando la llave entraba a la chapa y con ese sonido decía: “mi papá está vivo”, y caía en un sueño profundo. Hoy tengo hijas y no me imagino que ellas vivan todas las noches con el miedo de que papá va a morir.

–Entonces, tu elección no es gratuita.

–Definitivamente hay algo que está ahí, pero no lo puedo comparar siquiera con lo que pasaron otros peruanos. He tratado de tener una mirada desde mi punto de vista, y que desde ese lado conecte al público con los personajes que encarnan Nidia Bermejo y Pietro Sibille. Si eso es motivo de debate y discusión, será positivo y estaría satisfecho.

–Y apuntar a un público joven que no vivió eso.

–Confío, por cómo se ha reaccionado frente al tráiler en las redes sociales, en que el público será gente muy joven, tengo esa esperanza. El 54% de chicos de entre 18 y 25 años vieron el tráiler y serán los que irán en mancha al cine. Por eso me parece muy injusto cuando se burlan de los jóvenes que confunden a Miguel Grau con Abimael Guzmán. La responsabilidad de informarlos también es de los padres que no han transmitido ese conocimiento, la escuela, los medios, es responsabilidad de todos.