Tipo de cambio:

Compra: 3.274

Venta: 3.279


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 23

de junio de 2018

Facilidades para las mipymes

Es un hecho objetivo que las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) cumplen un papel fundamental en el país, tanto a nivel económico como social, con la generación de empleo y la constitución de un eslabón determinante en la actividad económica. Por ello es que el Gobierno apunta a fortalecer este sector, promoviendo instrumentos que impulsen el crecimiento de estas unidades de producción.

14/3/2018


Una de las medidas más recientes, según el Ministerio de la Producción, es la reducción promedio del 50% de las tasas de interés que cobra el sistema financiero a las mipymes gracias a que estos centros productivos contarán con certificados de garantías de empresas afianzadoras avalados mayoritariamente con fondos estatales. Se trata de un tema técnico que, sin duda, tendrá un impacto positivo en los niveles de producción y en el modelo económico.

Una acción complementaria es la aprobación del nuevo reglamento operativo del Programa de Reafianzamiento para Empresas Afianzadoras y de Garantías, a fin de mejorar el acceso y las condiciones de financiamiento de las mipymes y fomentar así el desarrollo de sus actividades empresariales, productivas o comerciales. Del mismo modo, el Ministerio de Economía y Finanzas y el Banco de Desarrollo del Perú coordinan esfuerzos para mejorar el Fondo para el Fortalecimiento Productivo de las Micro y Pequeñas Empresas (Forpro), de tal manera que pueda afianzarse el desarrollo de los emprendedores en todo el país.

Aquí la idea no es únicamente alcanzar su progreso. También se requiere potenciar a las mipymes porque sirven como agentes de cambio en una economía globalizada; es decir, al generarse turbulencias, crean una dimensión de competencia adicional que no pueden captar las tradicionales y estáticas estructuras económicas. Del mismo modo, originan un nivel de posicionamiento en el mercado por la competencia que generan.

Dadas esas características, el Poder Ejecutivo busca que las mipymes tengan un mayor acceso al crédito formal para que contribuyan con el crecimiento del producto bruto interno y aporten a la expansión económica proyectada por el Banco Central de Reserva. La idea es que el 35% de mipymes que accede a los préstamos formales en cajas de ahorro y bancos aumente a 60% y así suba un punto del PBI al año, ampliando su marco de acción a la producción para que no se limite únicamente al comercio.

Todo este conjunto de acciones resulta oportuno porque en la última década las mipymes se han convertido en una indubitable fuerza económica. Estas unidades productivas son muestra del ingenio del peruano emprendedor que ha sabido impulsar negocios, al punto de convertirlos, incluso, en abastecedores del mercado internacional gracias a los tratados de libre comercio.

Este protagonismo obliga, además, a proyectar una legislación que les facilite acceder a modelos y programas de capacitación que destaquen la gestión empresarial, así como el aumento de la productividad, para obtener efectos competitivos a escala internacional.