Tipo de cambio:

Compra: 3.209

Venta: 3.213


Año del diálogo y la reconciliación nacional
VIERNES 19

de enero de 2018

PERFIL

José Baquíjano y Carrillo (II)

Años después de haber alzado su voz en defensa de los peruanos oprimidos por el régimen español, José Baquíjano y Carrillo fue uno de los gestores y colaboradores de El Mercurio Peruano, publicación que llegó a circular por varios países de América pues trataba problemas comunes de este continente.

5/1/2018


Celinda BarretoPERIODISTA

Celinda Barreto

Periodista

Aunque algunos estudiosos la han juzgado con dureza, esa publicación, cuyo primer número salió el 2 de enero de 1791, fue creada y escrita por un grupo de intelectuales españoles y peruanos que, siguiendo el ejemplo de la Ilustración, liderada por el monarca español Carlos III, habían fundado una tertulia literaria que luego se convertiría en la Sociedad Amantes del País, foco de conocimiento y con visión de futuro.

En El Mercurio, apoyado por la corona española y cuyo contenido pasaba un examen de sus funcionarios, se trataban temas que aún hoy, más de dos siglos después, siguen siendo trascendentales para cualquier país, pues entre ellos estaban el autoabastecimiento alimentario, la importancia del clima en la vida de los pueblos, las enfermedades entonces endémicas en lo que hoy es nuestro territorio, que son los que determinan la vida y el bienestar de los habitantes de las naciones.

Había entre los colaboradores de El Mercurio Peruano personalidades como Hipólito Unanue, destacado médico; José Rossi y Rubí, jurista español llegado al virreinato del Perú hacía poco tiempo; Toribio Rodríguez de Mendoza, sacerdote y educador; el religioso Fray Diego Cisneros, entre varios otros, todos los cuales escribían usando seudónimos de origen griego.

En los cuatro años que tuvo de vida El Mercurio Peruano, que aparecía dos veces por semana con un tiraje de 450 a 500 ejemplares, se publicaron informes sobre la condición de los indios, de los negros que eran traídos del África en condición de esclavos, sobre la importancia de la educación y el rol de la mujer.

Los artículos más importantes fueron, según los historiadores, los de Unanue, dedicados a la ciencia; y los de Baquíjano, especialmente los dedicados a instituciones como la Real Audiencia de Lima y la Universidad Mayor de San Marcos. Y en su Disertación histórica y política sobre el comercio del Perú, Baquíjano, con los errores propios de ese tiempo, hace un análisis de los obstáculos que hay en nuestro país para el progreso de la agricultura y la industria: la esterilidad de la Costa, la falta de caminos, lo quebrado y peñascoso del terreno de la Sierra, entre otros.

En 1795, la corona española le quitó su apoyo a El Mercurio y este dejó de aparecer, pero dejando la huella de quienes, con conocimientos y criterio visionario, ya estudiaban al Perú con visión de patria.