Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 11

de diciembre de 2017

MUNDO

La equidad de género en la COP23

La cumbre del Clima COP23 concluyó en Bonn (Alemania) positivamente, concretándose un camino seguro para cumplir el Acuerdo de París (evitar que la temperatura en el planeta aumente en dos grados). El compromiso fue firmado por representantes de unos 200 países, excepto los Estados Unidos. Le daremos un respiro al ecosistema mundial, aunque muchos dudan porque la emisión de gases CO² (que produce el efecto invernadero) continúa, más aún por la carrera industrial, económica y militar de Estados Unidos y China, los mayores contaminantes del planeta.

26/11/2017


José Luján Cárdenas

Periodista y sociólogo

Pero, como siempre, hubo un tema desapercibido en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Aceptó el Plan de Acción de Género, que integra el tema de la equidad de género en el cambio climático. Este documento fue presentado en la COP anterior, en Marruecos, gracias al esfuerzo y tenacidad desde el 2009 del Grupo de Mujeres y Género de la Convención.

Este es un hecho histórico que la prensa mundial ha ignorado olímpicamente. Lamentable. La mujer, en especial en los países en desarrollo y pobres, es el ser más vulnerable ante los desastres por la variabilidad climática; y, contradictoriamente, se convierte en el personaje más importante en la reconstrucción. No obstante esta realidad, no tiene mayor representación y decisión sobre las acciones climáticas, la seguridad hídrica y ecosistémica, el crecimiento inclusivo. Es una persona invisible, ignorada por el machismo fuertemente arraigado en las altas esferas del poder.

El objetivo del Plan de Acción de Género es que las mujeres puedan incidir –en igualdad de condiciones y oportunidades que el hombre– en las decisiones respecto del cambio climático y que estén representadas por igual en todo el accionar de las COP. Así también, considera el enfoque de género en la gestión de la información científica, en los fondos para la mitigación y adaptación al cambio climático, en la transferencia de tecnología y desarrollo, y el fortalecimiento de capacidades. Se propugna una participación equitativa y significativa de mujeres, sobre todo en las delegaciones nacionales (1).

Es de imaginarse que si esta marginación o segregación social o reticencia al tema de la igualdad de género se da en altos niveles como en las Naciones Unidas, que se supone son un referente de cultura, apertura, democracia, inclusión y participación, qué ocurrirá en otros escenarios mundiales, regionales y locales. Y aquí subrayo que la gestión del agua –con mayor participación de la mujer y otros estamentos sociales marginados, como los jóvenes, las comunidades indígenas, etcétera? es prioritaria, sino no hablaríamos de gestión integrada de los recursos hídricos.

(1) Por lo general, en las COP la representación femenina es una tercera parte de las delegaciones; la del Perú últimamente ha incorporado a más mujeres.