Tipo de cambio:

Compra: 3.280

Venta: 3.282


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 24

de mayo de 2017

ENFOQUE

Mujer y migración

La migración tiene actualmente rostro de mujer. Desde hace algunos años se viene dando el fenómeno conocido como ‘feminización de la migración’ y el Perú no es la excepción.

25/3/2017


José Iván Dávalos

Jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones en el Perú

El 52.7% de la diáspora peruana son mujeres, esto significa que más de 1.5 millones de mujeres peruanas viven en el extranjero.

El concepto tiene un significado más amplio, la mujer ha pasado del rol tradicional de esposa e hija dependiente a sujeto activo en los flujos migratorios y principal sostén de la familia y hogar en muchos casos mediante el envío de remesas familiares a la nación peruana.

No obstante el rol preponderante que la mujer ha asumido en la migración, es víctima de flagelos condenables como la trata de personas o el tráfico ilícito de migrantes, especialmente cuando nos referimos a la migración irregular, que la hace más vulnerable.

Y continúa siendo objeto de violencia en las diferentes fases del proceso migratorio en general. Incluso la violencia intrafamiliar es uno de los fenómenos que muchas veces acompaña a la migración.

Por otro lado, el Perú ya no es solo un país de emigrantes, existen más de 100,000 extranjeros que han escogido el país como lugar de residencia, entre esa población existe un número considerable de mujeres que han formado una familia y tienen hijos.

La recientemente entrada en vigencia de la Ley de Migraciones reafirmó los esfuerzos del Estado peruano por mejorar la gestión de los flujos migratorios de extranjeros en el país, con un nuevo marco jurídico nacional de protección de los derechos humanos de todos los migrantes.

Asimismo, la Superintendencia Nacional de Migraciones otorgó hace pocos días los llamados permisos temporales de permanencia (PTP) a ciudadanas procedentes de diferentes países a fin de que estas madres extranjeras de hijos peruanos menores de edad puedan regularizar su situación migratoria, más aún cuando en algunos casos están separadas de sus cónyuges peruanos y han sido víctimas de violencia familiar. Si bien es cierto el alcance de esta norma es para un grupo específico de mujeres, constituye un avance.

Se ha planteado y hecho frente a la problemática que rodea a la mujer migrante en diferentes contextos; sin embargo, existen retos pendientes que deben superarse con miras al Bicentenario de la República en el 2021.

La complejidad del fenómeno migratorio requiere de una política nacional integral con una perspectiva de género; factor clave tanto para la protección de las mujeres peruanas en el exterior como de las extranjeras en el Perú.

Por ello, estamos seguros de que la pronta y necesaria aprobación del reglamento de la nueva Ley de Migraciones hará efectivos los derechos de las mujeres extranjeras en el país, que esperan regularizar su situación migratoria e integrarse positivamente en la sociedad.