Tipo de cambio:

Compra: 3.254

Venta: 3.260


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 24

de junio de 2017

REFLEXIÓN

Políticas ambientales y cultura del reciclaje

Han pasado más de 20 años desde que el concepto de reciclaje fuera instituido en Estados Unidos como una forma de proteger el medioambiente.

27/2/2016


Pilar Marín Bravo Periodista



En la actualidad, más allá de los esfuerzos realizados, es mucho lo que aún falta por hacer para que la estrategia de reducir, reusar y reciclar forme parte de políticas eficaces que involucren a toda la población.



Cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) estableció en 2005 el Día Internacional del Reciclaje, un año después de lanzada la iniciativa en Estados Unidos, convocó a los países a sumar esfuerzos en torno a un objetivo común: poner en marcha estrategias para el tratamiento de desechos que permitan el ahorro de energía y de materias primas, disminuyan el impacto ambiental y contribuyan a la protección del planeta.



Las políticas ambientales, plasmadas en leyes, directivas de gobierno, organismos sectoriales y planes de trabajo de los gobiernos locales, han abordado el tema del tratamiento de los residuos sólidos como parte de sus acciones para la defensa del medioambiente. No obstante, los resultados aún son mínimos.



En Lima, solo el 4% de las 8,468 toneladas de basura que se producen a diario son recicladas.



Si bien el 96% de los distritos en Lima y Callao cuenta con servicios de recojo de residuos sólidos, solamente dos distritos poseen plantas de procesadoras de abono (Surco y San Borja), lo que significa que más del 50% de los residuos que se recogen, que podrían servir para compost, no son reutilizados.



La realidad no es muy diferente en otros países de la región.



Por ejemplo, en Chile las cifras señalan que genera 17 millones de toneladas de residuos sólidos, de las cuales 6.5% corresponde a residuos domiciliarios. Si bien esta cifra lo sitúa como uno de los países con la tasa más alta en la región, el porcentaje de los desechos que van al reciclaje llega al 10%.



En la vecina Colombia, el aprovechamiento de residuos sólidos llega al 15% y ya se han puesto en marcha medidas para aumentar este porcentaje al 20% en los próximos cuatro años, contando como uno de sus principales aliados aumentar el número de recicladores formales en el país.



¿Qué nos falta para revertir las cifras no solo en el Perú, sino también en otros países de la región sudamericana?



Estrategias más intensas de educación ambiental que partan desde los gobiernos locales: la formalización de más recicladores y la disposición de depósitos diferenciados de residuos en espacios públicos son solo algunas medidas que deben aplicarse en las escuelas y que se reproduzcan en los hogares como parte de una cultura y una responsabilidad diaria.



Todo ello debe ir de la mano de acciones claras y concretas de las autoridades de todo nivel que enseñen con el ejemplo.