Tipo de cambio:

Compra: 3.267

Venta: 3.270


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 27

de mayo de 2018

Por los pueblos amazónicos

No obstante que la Amazonía es la zona biodiversa más rica del país, la de mayor extensión en el territorio nacional y la menos poblada históricamente, han pasado diversos gobiernos que poco o nada hicieron por sus habitantes, especialmente por las comunidades indígenas y grupos no contactados. Tal situación fue puesta en el tapete por el papa Francisco en su reciente visita al Perú y que el Poder Ejecutivo ahora busca solucionar con la aplicación de un conjunto de medidas para atender de modo integral a los pueblos amazónicos.

23/1/2018


Por ejemplo, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) y la Fuerza Aérea acordaron tender un puente aéreo para que esas comunidades puedan acceder a servicios del Estado y sean atendidas con servicios de calidad brindados por las Plataformas Itinerantes de Acción Social (PIAS) y tambos de la zona.

Esta línea de trabajo se aplica debido a que la Amazonía peruana ha sido por años una de las regiones más pobres del país y poco se alertaba sobre el de-samparo en que vivía. Las comunidades nativas enfrentan especialmente serias dificultades para superar las condiciones de pobreza estructural, generadas por la falta de atención estatal, la ausencia de instituciones públicas y, sobre todo, el aislamiento generado por la carencia de vías de comunicación.

Con el puente aéreo ahora será posible el suministro de medicinas, personal que labora en el Programa País y materiales requeridos para optimizar la atención de los pobladores de Güeppí, El Estrecho, Caballococha, Angamos, Andoas, San Lorenzo, Trompeteros, Yurimaguas, Tarapoto, Contamana, Pucallpa, así como centros poblados ubicados en Breu, Atalaya, Sepahua, Tingo María, Tocache, Rioja, Rodríguez de Mendoza, Tres Fronteras, Yarinacocha, Juancito, entre otros, cuyos habitantes viajan hasta tres días para llegar a las plataformas de atención.

Si bien la región amazónica ocupa cerca del 60% del territorio nacional y esa extensión resulta beneficiosa para el Perú porque en el futuro se convertirá en una despensa esencial, no debemos limitarnos a verla desde ese punto de vista utilitario, sino también observarla como el hogar de pueblos originarios, como un área pendiente de cobertura en aspectos como el educativo, sobre todo para aquellas comunidades nativas y asentamientos ubicados a lo largo de las vías fluviales que atraviesan este pulmón verde del planeta.

Durante mucho tiempo, la educación en la región ha sido un pasivo del Estado en diversos aspectos. Por ejemplo, se imparten conocimientos discordantes con la realidad de los niños y adolescentes de la selva, la cobertura de maestros siempre resulta insuficiente para la población estudiantil, la deserción escolar es una de las más altas en el país, la infraestructura es quizá la más débil de la superficie nacional, y los resultados académicos son, en su mayoría, insatisfactorios.

Otro esfuerzo estatal debe dirigirse a la erradicación de la minería ilegal porque genera actividades ilícitas como la evasión tributaria, la trata de personas, la explotación de menores de edad, la deforestación, entre otros.