Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.238


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 11

de diciembre de 2017

Prioridad: tren de cercanías

El tren de cercanías que unirá Barranca con Ica, pasando por Lima, es una de las obras emblemáticas para la capital que prepara el Gobierno, que integrará un espacio urbano de gran dinamismo económico y comercial, lo que permitirá a más limeños movilizarse en menor tiempo y generará un polo de desarrollo económico.

3/12/2017


Por eso entusiasma el anuncio del ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, en la reciente CADE realizada en Paracas, en el sentido de que dicho proyecto se adjudicará en un plazo no mayor de 18 meses como máximo, para empezar su ejecución en el 2019.

Se trata de una vía ferroviaria de más de 500 kilómetros de extensión, para servicio tanto de carga como de pasajeros, que unirá Barranca con Ica, y que además estará complementado con la extensión de la Línea 1 del Metro de Lima de Villa El Salvador hasta Lurín.

Para tener una idea del impacto de esta obra en el limeño promedio, solo basta recordar las dificultades que padecen miles de vecinos de esta ciudad que viven lejos de sus centros de trabajo y que deben dedicar horas a su desplazamiento, con el costo de tiempo y dinero que ello implica.

El incremento de la carga vehicular en la carretera Panamericana, a lo que se suma el déficit de medios de transporte público masivo en las ciudades de Lima y Callao, hace necesaria la implementación de un corredor ferroviario a lo largo de la costa, entre las ciudades con mayor tránsito de carga y viajeros.

El tren de cercanías permitiría un mayor crecimiento de la ciudad capital, y a los limeños movilizarse en menor tiempo e inclusive realizar más negocios y ahorrar tiempo en transporte.

También propiciará que las constructoras y los centros comerciales vayan rumbo a Huacho y Barranca en el norte, e Ica por el sur, evitando las invasiones y promoviendo la construcción de viviendas y negocios, lo que generará un efecto reactivador en la economía peruana.

Hay que tener presente también que si bien Lima cuenta con una población de 10 millones de habitantes, la tendencia es al alza, y es probable que en poco tiempo llegue a los 15 millones o 20 millones, lo que hace más urgente la necesidad de integrar la capital con las zonas aledañas, mediante un transporte rápido.

Para Proinversión, el nuevo proyecto del tren de cercanías demandará una inversión superior a los 5,000 millones de dólares, comprendería 476 kilómetros de rieles desde Barranca (en el Norte Chico) hasta Ica (sur), generará dos ciudades satélites y beneficiará a 10 millones de personas.

Desde los tiempos en que el alcalde Luis Bedoya Reyes concibió la Vía Expresa para conectar el centro con el sur de la capital, Lima debe planificar su futuro, con obras como el tren de cercanías, la modernización de la carretera Central, las diversas líneas del Metro de Lima, para articular la ciudad con miras a los nuevos retos urbanos.

En suma, el tren de cercanías es una obra estratégica y con justa razón ha sido catalogada como prioritaria por el Poder Ejecutivo. Esperemos que los plazos para su adjudicación y ejecución se cumplan, y así podamos celebrar el 2021, año del bicentenario, con un transporte rápido y eficiente.