Tipo de cambio:

Compra: 3.240

Venta: 3.244


Año del Buen Servicio al Ciudadano
VIERNES 15

de diciembre de 2017

JEAN PIERRE MAGNET Y WILLIAM LUNA. ARTISTAS

“Somos hermanos del alma”

Jean Pierre Magnet y William Luna nos abren sus corazones a pocos días de reestrenar su unión musical Serenata de los Andes.

8/10/2017


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Ellos se consideran hermanos de la música y en los años de conocerse han vivido y viajado tanto que decidieron volver a subirse al escenario para fusionarse arropados por Serenata de los Andes, una propuesta exquisita que acerca el telúrico sentir andino con la ejecución musical de una gran banda que promete sorprender en este segundo aliento artístico. Relajados y más amigos que nunca encontramos a Jean Pierre Magnet y a William Luna en un parque miraflorino.

–¿Cómo así comienzas a trabajar con Jean Pierre?

–Antes que nada quiero decirte que me considero afortunado porque qué artista no querría compartir con él. Me siento bendecido porque para mí es crecer como músico, no sé leerla [la música], pero con él aprendo mucho. Sus arreglos son fabulosos. Recuerdo que se lo planteé y aceptó. Desde ahí ha comenzado una amistad linda. Un día, caminando por París, nace la idea de volver al Peruano Japonés. Nos dijimos sería bueno relanzarlo porque lo sacamos hace años y nadie lo vio. Por eso ahora nos atrevemos, en dos fechas, con el formato de la primera vez, con 18 músicos.

–Y tú, Jean Pierre, que venías del jazz y de otros géneros, ¿cómo aceptas?

–Me sentí privilegiado porque fui felicitado por un nativo del Cusco, pero aclaro que yo no me caso musicalmente con cualquiera. Me tiene que gustar melódicamente. Para mí eso es lo principal.

A William le salen melodías bonitas. Con ese material me inspira y por eso salen los arreglos. Cuando me lo propuso me dije: Es la reafirmación de que mi camino en la música andina es respetado y escuchado. He escuchado música andina desde la infancia. No es que yo haya dicho a ver a qué me dedico o qué me conviene.

–Ya se viven nuevos tiempos. ¿Cómo manejan este material en las nuevas plataformas digitales?

–WL: Estas plataformas son necesarias como fuente de difusión. Contar con Jean Pierre sobre un escenario es una circunstancia que en las redes tiene una pegada enorme entre la gente que me sigue y la que sigue a Jean Pierre. Lamentablemente, el género que cultivo no tiene difusión suficiente y él le ha abierto una puerta enorme, con calidad, sin malograr su esencia; al contrario, la enriquece.

Rumbo al bicentenario

Ambos artistas han mostrado este trabajo no solo en el Perú, sino sobre todo en Europa, donde el arte peruano es recibido por la puerta grande. Esa apertura es la que ellos quisieran en el país que los vio nacer, pero son conscientes de que aún falta mucho camino.

–¿William, qué esperas de cara al bicentenario? ¿Cuáles son tus anhelos?

–Afortunadamente, ya vamos desterrando la discriminación. Se va notando que es lo más tonto y torpe. Mi gran anhelo es llegar al bicentenario con un país sin delincuencia. Lo demás creo está en la conciencia de los peruanos. A veces pienso que como tantas razas confluyen es que somos un país tan polarizado. Unos se ofenden y otros dicen de qué se trata para oponerme. A veces cuando viajamos a provincias a Jean Pierre le hablan en inglés y nos reímos porque él dice: “Oye, soy recontraperuano”.

–¿Y tú, Jean Pierre?

–Quisiera que se difunda la música gratuitamente. Que en los parques zonales se realicen conciertos de jazz, rock, música andina, de todo. Que la gente vaya gratis, que se integre y se nutra. Así podremos realmente consolidarnos. Claro que hay cosas urgentes que atender, de primera necesidad, y el arte pasa a quinto puesto, pero tenemos que ser nosotros mismos los que impulsemos estas iniciativas. Eso es algo que voy a lograr, al menos el arranque. No podemos estar quejándonos y pidiendo solamente. Así como cuando vas a tener un hijo, tú pagas el parto; al presentar una propuesta tú tienes que dar el arranque, sino cómo te toman en serio.