Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 30

de abril de 2017

DE CAZUELA

Todo por una flor, o el amor interior

La historia de La bella y la bestia, tomada del folclor europeo en un par de libros, ha tenido varias adaptaciones a la pantalla grande. La actual es una suerte de nueva versión de la película animada estrenada en 1991, con algo más de metraje y algunas canciones adicionales.

20/3/2017


Ernesto Carlín

Editor de Cultural

Como se recuerda, un príncipe engreído tiene un encantamiento por el que él y su servidumbre se han transformado –él en bestia, ellos en objetos– hasta que logre el amor de alguna muchacha.

En esta ocasión se emplea a actores para dar vida a los personajes que hace unas décadas solo eran animaciones en 3D. El casting ha sido acertado. Incluso Emma Watson, a quien se le percibe ya mayor para el papel de Bella, cumple su papel y, también importante, logra química con su contraparte masculina.

A los que les gustó la versión de la década de 1990 probablemente les guste cómo varias escenas han sido reproducidas casi plano por plano como los bailes o las peripecias de la tetera sirvienta y su travieso hijo, la taza.

Se hizo publicidad de que esta es la primera producción de Disney pensada para el público infantil, que incluye a un personaje abiertamente homosexual. Más allá de que sea verdad que en la copiosa filmografía de esta productora no se haya presentado un personaje de estas características, acá tampoco se da exactamente. El papel, al que se hace referencia, es tan caricaturesco que no se le puede considerar reivindicativo.

Es un filme entretenido que no aporta mucho a lo hecho por sus predecesores.

Ficha técnica

La bella y la bestia

Título original: Beauty and the beast. Estados Unidos, 2017. 129 minutos. Dirige: Bill Condon. Actúan: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, Josh Gad

y otros. Producción de Disney que toma de modelo la película de 1991 de Kirk Wise y Gary Trousdale. Se basa en el libro de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont de 1770 sobre esta historia popular.