Tipo de cambio:

Compra: 3.267

Venta: 3.270


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 28

de mayo de 2018

EDITORIAL

Trabajo incansable por el agua

Las líneas de trabajo para dotar de agua potable al 100% de la población urbana y ampliar la cobertura en los sectores rurales van bien encaminadas, al punto que se espera cumplir esa meta en el 2021 y así aportar a la lucha contra la pobreza y a la consolidación de un país moderno en el Bicentenario de la República. Para alcanzar esa meta, el presidente Pedro Pablo Kuczynski asegura que se efectúa un trabajo “incansable” en favor de quienes carecen del líquido vital.

27/1/2018


Solo para este año, por ejemplo, se tiene previsto invertir 800 millones de soles en obras de agua y alcantarillado para que más peruanos vivan con dignidad y cuenten con un servicio público que merecen. Uno de esos primeros proyectos es la ampliación y mejoramiento del sistema en San Juan de Amancaes, en el distrito del Rímac, y próximamente en Chala, en la región Arequipa, así como en la localidad ayacuchana de Relave.

Si bien la cobertura de agua potable y saneamiento implica un alto costo, el Ejecutivo sigue adelante en su firme decisión de llevar redes a los lugares más apartados del país para garantizar el bienestar, la calidad de vida y el impacto en la salud de los más pobres.

El esfuerzo técnico, en ese sentido, se despliega en varios flancos con la asignación de fondos para cerrar las brechas en el suministro, el establecimiento de oficinas del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento en las 25 regiones, la asistencia técnica del Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento, entre otros.

Y por el lado político, el Poder Ejecutivo ha desarrollado dos enfoques desde los primeros meses de su administración: el primero está encaminado a ejecutar más obras y recursos que permitan llevar el agua y ampliar la infraestructura de saneamiento a más peruanos; mientras que el segundo busca fortalecer a las entidades prestadoras de los servicios de saneamiento (EPS) para que provean de un mayor y mejor servicio a sus comunidades.

Desde que asumió la Presidencia de la República, Pedro Pablo Kuczynski ha mencionado en más de una oportunidad que el suministro de agua potable es la prioridad más alta de su administración. Como hijo de médico dedicado a la salud pública y funcionario con gran experiencia en este sector, conoce muy bien la cantidad de padecimientos relacionados con la carencia de este líquido.

Por ejemplo, existen varios malestares que aparecen por la falta de agua limpia para el consumo y para lavar los alimentos. El cólera y las afecciones diarreicas son responsables hoy de 1.8 millones de muertes al año en el mundo; mientras que la insuficiencia de un sistema de alcantarillado para desechar las aguas residuales crea otro foco infeccioso que trae diversos tipos de enfermedades.

Sin duda, estamos ante un impulso sin precedentes para superar una carencia que por años ha afectado a amplios sectores de la población. Si la acción del Estado continúa con ese norte, es seguro que el Perú cubrirá las necesidades de agua potable y alcantarillado, con lo cual mejorarían las condiciones de salubridad y la calidad de vida de más peruanos.