Tipo de cambio:

Compra: 3.274

Venta: 3.279


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 23

de junio de 2018

Un silencio por Alejandro Lara

Víctima de un infarto, falleció ayer el compositor de música criolla, bohemio, locutor y escritor.

23/2/2018


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

El miércoles 21, Alejandro se había dado una vuelta por la Asociación Peruana de Autores y Compositores (Apdayc) para saludar a sus colegas y funcionarios. Ellos no sabían que la visita era una despedida.

Ayer por la mañana, un infarto se llevó a Alejandro Lara (1936-2018), compositor limeño, creador de valses de vena romántica y también de canciones que hablaban de las vivencias de los criollos.

Porque Lara, a mucha honra, se declaraba “bohemio fino”. Y fruto de una vida y anecdotarios entre centros musicales, peñas y clubes sociales publicó en el 2013, Vida, pasión y suerte de la música criolla.

El libro es vital porque en sus 131 páginas Lara narró, evocó y opinó sobre el criollismo. Fue alguien que conocía de primera mano a los personajes y espacios. Resumía así sus “40 años de bohemia”.

Debido a la acogida entre los criollos, el volumen fue reeditado.

Si bien Alejandro Lara debutó recién en la década de los ochenta como compositor, su relación con el ambiente criollo era ulterior.

El compositor romántico nació en la hacienda que tenían sus abuelos en Ate, pero se crió en los Barrios Altos y luego en Miraflores.

De muy jovencito, a los 17 años, empieza a entrevistar a los viejos criollos, como el Trío Mercedarias, y en 1988 el destino lo cruza con el guitarrista Félix Casaverde, y semanalmente se reunirían para darle forma a las primeras canciones de Alejandro.

En los años sesenta participó en los tres programas de este género que había en la televisión.

Será 1990 un año que marcó su vida: lo animan y se presenta al I Festival Internacional de la Canción Popular Chabuca Granda, de donde sale ganador por ‘Camino de un sueño’.

Ahí empieza con mayúsculas su carrera creativa. Fue un momento agridulce, porque ese año falleció su primera esposa.

El compositor se va por unos años a radicar a Estados Unidos, donde se dedica a componer. Luego retorna al Perú, mientras las principales voces de la canción criolla hacen suyas sus canciones.

Entre los valses y boleros, sobresalen ‘La trampa’, ‘Gracias’, ‘No me des la espalda’.

Música viva

Cuando lo entrevistamos, hace unos años, Lara siempre refutaba esa visión de quienes afirmaban que la música criolla había muerto. (“Ya Pinglo se quejaba ante sus compadres, allá por 1920, que se vivía una agonía de la música criolla”, nos dijo hace unos años).

Por ello, Lara detestaba a “los productores y pseudoconductores” que “optan solo por pasar lo antiguo, argumentando que lo nuevo no tiene la misma calidad, con lo cual alejan más a los jóvenes, pasando al mediodía las mismas canciones”, decía con su voz de barítono. Hasta siempre, maestro. 

Datos

Grabó 10 discos con sus composiciones.

Eva ayllón, Óscar Avilés, Arturo “Zambo” Cavero, Bartola, Manuel Donayre y otros grabaron sus creaciones.

Compuso más de 200 canciones.

Durante 6 años, condujo el programa de Apdayc en Radio Nacional y TeleStereo 88.

Sus restos son velados en el hospital Militar. A las 14:00 horas será cremado en el cementerio de la Policía, en Chorrillos.

111 canciones tiene registradas el compositor en Apdayc.