Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.243


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 19

de febrero de 2018

MAÑANA ES EL DÍA MUNDIAL DE LUCHA CONTRA EL CÁNCER

Una guerra en conjunto

Cada año fallecen 30,000 peruanos por el cáncer, en su mayoría por un diagnóstico tardío de los casos. El avance de esta enfermedad requiere un trabajo en conjunto de todos los sectores.

3/2/2018


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

I Nosotros, vosotros, ellos decimos: “No tengo tiempo”. Llegamos a los 45, 50 años, y nunca nos hacemos una colonoscopia o un examen de heces, no obstante que es un derecho hacerse una prueba preventiva. Enfermedad mortal que se lleva a amigos y familiares. Nosotros, vosotros, ellos: el 75% de los casos se diagnostican en estadios avanzados.

Dicen que se puede prevenir, pero la primera causa de cáncer entre las peruanas es el de cuello uterino. Y cada seis horas muere una mujer por el cáncer de mama. En el caso de los hombres, el más frecuente es el cáncer de próstata. Sin distinción de género, la incidencia es alta en los cánceres de pulmón, colorrectal y gástrico.

Y el Ministerio de Salud (Minsa) recuerda que 30,000 de nosotros, vosotros, ellos mueren cada año a causa del cáncer. El Minsa proyecta que 50,000 nuevos casos de cáncer se registrarán este año en el Perú. Maldita enfermedad.

II ¿Por qué morimos tanto? “Carecemos de una cultura de prevención. Los afiliados al Seguro Integral de Salud (SIS) tienen derecho a mamografías [ellas], a un examen de tacto-rectal [ellos]”, explica el coordinador de la Dirección Ejecutiva de Prevención y Control de Cáncer del Ministerio de Salud, Víctor Palacios.

Para que una lesión pequeña, premaligna, se convierta en cáncer de cuello uterino pasan de 10 a 15 años. “¡Y no es posible que en todo ese tiempo una mujer no se halla hecho un despistaje!”. Calcula el Minsa que menos del 1% de las mujeres en edad de hacerse tamizajes de cáncer de mama (mamografías) lo hace. ¿Por qué ellas se mueren? Ahí está una de las respuestas.

Palacios cuenta que el sector se propone aumentar el número de telemamografías, ya que desde el 2017 el hospital de Villa El Salvador trabaja este sistema con 16 establecimientos de diagnóstico de cáncer, ubicados en 10 regiones del país. Y se da un diagnóstico inmediato.

A la par que la expectativa de vida se ha incrementado, cada día mejoran el acceso de tecnología médicas y estudios más precisos de cáncer. Sin embargo, la detección, muchas veces, es tardía. Eso sucede en Lima. Y en provincias el tema empeora.

III ¿Por qué morimos tanto? “Los estilos de vida tienen que ver con la obesidad, las dietas ricas en calorías y las bebidas azucaradas, el sedentarismo, el excesivo consumo de alcohol y tabaco, y la exposición a cancerígenos en el ambiente y los centros laborales”, opina Palacios.

El director ejecutivo del Departamento de Promoción de la Salud, Prevención y Control Nacional del Cáncer del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), doctor Jorge Rubiños, opina que la lucha contra el cáncer debe de ser integral, no solo del sector Salud:

“El 30% de los casos de cáncer en el Perú los produce el consumo de tabaco. El Legislativo debe cumplir en dar la ley de prohibición de la publicidad del tabaco, un compromiso que tiene pendiente desde el 2004. El Ministerio de Salud está incluyendo paulatinamente la prevención mediante estilos de vida saludable, a fin de evitar el sobrepeso, con lo que se evita otro 30% de casos de cáncer. Si se deja la promiscuidad sexual, se elimina el cáncer de cuello uterino”.

Los médicos proponen que el sector Vivienda dote de agua y desagüe a todos los poblados, que el sector de Energía y Minas evite la contaminación de ríos por mineras y petroleras, y que el Ministerio del Ambiente trabaje para que los peruanos no respiremos cancerígenos “como en Cerro de Pasco, donde 80,000 peruanos toman agua contaminada”, recuerda.

IV El Minsa cuenta con 32 establecimientos que brindan servicios oncológicos a escala nacional y se cuenta con aproximadamente 180 oncólogos clínicos y una “cantidad no determinada” de cirujanos oncólogos y subespecialistas como cirujanos de cabeza y cuello, de mamas, urólogos oncólogos o de radioterapia. La mayoría de ellos trabaja en Lima, Arequipa, Ayacucho o Cajamarca. En algunos casos, hay solo un especialista.

“Existe la necesidad de uniformar el manejo multidisciplinario de la enfermedad y que todas las regiones tengan un mínimo de especialistas para brindar una atención oncológica; de nada sirve tener un oncólogo en una ciudad si no puede hacer la quimioterapia ahí o no tiene un radioterapeuta”, dice Palacios.

El presupuesto nacional de atención y control de cáncer es de 733 millones de soles para este año. Explica el vocero que se invierten otros 132 millones en compras de medicamentos oncológicos y 19 millones en compras de vacunas contra el virus del papiloma humano.

Jorge Rubiños, del INEN, asegura que la prevención debe dar otro paso con el concepto de “preventorios”, es decir, que los más de 8,000 establecimientos del sector Salud, los de Essalud y de otros sectores prevengan poniendo los exámenes al alcance de todos los peruanos. Nosotros, vosotros, ellos podemos prevenir.