Tipo de cambio:

Compra: 3.286

Venta: 3.289


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 21

de mayo de 2018

TURISMO ORDENADO Y FORMAL

Unidos por el Huascarán

Los contratos de servicios que firma Sernanp con las comunidades permite lograr beneficios directos para 1,000 pobladores y un compromiso con la conservación del Parque Nacional del Huascarán.

16/5/2018


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Hasta hace cuatro años, la comunidad Unidos Venceremos, del Parque Nacional Huascarán (Áncash), no percibía ningún ingreso de la actividad turística de la zona de Llanganuco.

Tras firmar un contrato con el Servicio Nacional de Parques (Sernanp), hoy ofrece diversos servicios turísticos en el sector Chinancocha.

“Les brindamos servicios de alimentación, artesanías, paseos en bote, fotografías con llamas y otros”, resume Jaime Ramos, presidente de esta comunidad, integrada por 449 comuneros; entre ellos, 84 mujeres.

Los 180 comuneros hombres y mujeres que se dedican al turismo, trabajan como guardaparques comunales, guardianes, “boteros”, artesanos, vendedores de alimentos y alquilan servicios higiénicos, etcétera.

El Parque Nacional del Huascarán recibió en el 2017 a 283,369 visitantes, un crecimiento de 291% frente al 2009, cuando solo llegaron 97,349 visitantes. Para Sernanp, esto se debe al buen estado de conservación de este espacio y “la buena respuesta de la población” ante los beneficios que perciben de la formalización de las actividades turísticas que les brindan los contratos.

Los beneficios

A la comunidad, los ingresos logrados durante estos cuatro años del convenio le ha permitido capacitar permanentemente a todos los comuneros que trabajan en el rubro.

Apoyó en la compra de computadoras y fotocopiadoras a las cuatro instituciones educativas de la comunidad; compró equipos para su red de salud y ayudó a los pequeños agricultores que hoy siembran flores y fresas. Todo con los ingresos del turismo en Llanganuco.

Para fin de año tendrán finalmente su local comunal. Y, “para el futuro”, un hotel comunal.

“Ahora contamos con ingresos para enviar a nuestros hijos hacia las zonas urbanas para que aspiren a un futuro mejor”, dice Jaime Ramos.

José Nieto Navarrete, director de Gestión de Áreas Naturales Protegidas del Sernanp, explica: “Nuestro fin es la conservación y un medio para ello es la actividad turística. Y qué mejor si la población local se sensibilice, se beneficie y nos ayude en la actividad del Parque Nacional del Huascarán, que es un patrimonio de todos los peruanos y una herencia de los pueblos del mundo”.

Ya se acerca el fin del contrato de cinco años y los de Unidos Venceremos han pedido a Sernanp “una renovación automática”.

El presidente de la comunidad cuenta que han aprendido “a mirar distinto al turismo”. “Antes no nos interesaba conservar el medioambiente y las zonas intangibles, ahora somos conscientes, hemos contratado capacitadores y si alguien bota una botella de plástico, le caerá su multa. Está en nuestros estatutos”.

Los comuneros llevan diversos talleres; hacen una limpieza diaria del sitio para que siempre esté lo mejor presentable posible; ya saben segregar sus residuos; trabajan con sus aceites; se capacitan para preparar alimentos de forma higiénica, y tratan con amabilidad a los visitantes.

Sernanp también está dispuesto a “la renovación automática” de los contratos por otros cinco años con Unidos Venceremos y las otras tres comunidades y asociaciones del área del Parque Nacional del Huascarán, porque al supervisar el proyecto ha visto “la voluntad de la comunidad de cumplir los compromisos asumidos”.

En Áncash tiene otros contratos. Uno a 20 años con la Asociación de Guías de Alta Montaña (AGAM) para la prestación de servicios turísticos en la quebrada de Llaca, en el mismo parque. Otros dos con las comunidades de Casapampa y Colcabamba para servicios turísticos complementarios (en estos lugares, los guardabosques comunales reciben 10 soles por cada turista que visita, esto brinda un beneficio directo para cada uno).

Y también trabajan con la comunidad campesina de Cátac en la “Ruta del Cambio Climático”. “Hay mucho por hacer en la zona núcleo de la Reserva Biósfera del Huascarán; pero creo que estamos dando pasos concretos para la conservación de este parque”.

Nuevos actores

Nieto Navarrete adelanta que con base en los “resultados favorables” de todos los contratos, Sernanp firmará nuevos contratos, para lo cual busca “casos especializados” en cada comunidad.